1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El dilema sirio

Mientras la oposición siria denuncia los mayores ataques de los últimos días contra Homs, las gestiones diplomáticas continúan a toda marcha, sin que se vislumbre empero un modo eficaz de hacer entrar razón a Damasco.

default

La violencia causa estragos en Homs.

Más sanciones contra el régimen de Damasco anunció la canciller alemana, Angela Merkel, en un encuentro en Berlín con el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi. En la Unión Europea se discute, por ejemplo, aplicar medidas punitivas contra bancos sirios y prohibir los vuelos comerciales sirios a Europa. La decisión al respecto habrían de tomarla los ministros de Relaciones Exteriores a fin de mes.

Recrudecen los ataques

Manifestación contra Assad en las cercanías de Homs.

Manifestación contra Assad en las cercanías de Homs.

Es una muestra de apoyo político a los esfuerzos de la Liga Árabe, que sin embargo no promete tener demasiada eficacia para detener la violencia en Siria. La ciudad de Homs, principal bastión contra el régimen de Bashar al Assad, fue blanco este martes de los peores ataques de los últimos cinco días, y la situación humanitaria se agrava a diario, según fuentes opositoras.

Difícil resulta comprobar cifras, pero la Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, entregó algunos datos inquietantes a la Asamblea General del organismo: habló de decenas de miles de detenciones arbitrarias, de 25.000 solicitudes de asilo interpuestas por sirios en el extranjero y de unos 70.000 desplazados internos por el conflicto.

Todo ello pone de manifiesto la urgencia de poner coto a la violencia. La comisión de Derechos Humanos y Ayuda Humanitaria del Parlamento alemán emitió este martes una declaración en que se pide “el término del régimen de Assad.” El documento puntualiza que “demasiada sangre mancha las manos de los gobernantes y demasiados son los crímenes cometidos por el régimen” de Damasco.

Cascos azules: misión non grata

Angela Merkel recibe a Nabil al Arabi en Berlín.

Angela Merkel recibe a Nabil al Arabi en Berlín.

La pregunta es cómo actuar. La propuesta de la Liga Árabe, que considera la posibilidad de enviar una misión de paz con cascos azules a Siria, no parece tener muchas probabilidades de prosperar, en primer lugar porque el gobierno de Damasco rechaza la entrada de tropas internacionales a su territorio. Además, semejante misión podría derivar en actos de combate y sería extremadamente peligrosa, según han hecho notar algunos políticos alemanes, rechazando tal perspectiva. Y, por último, resulta en extremo improbable que China y Rusia apoyaran una propuesta de esa naturaleza en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde ya han vetado resoluciones contra el régimen sirio.

Los esfuerzos de altos representantes de la Unión Europea, de visita en China, por inducir a Pekín a respaldar medidas internacionales contra el gobierno de Assad tampoco arrojaron resultados concretos este martes. Las autoridades chinas se limitaron a asegurar que no toman partido por ninguno de los bandos en conflicto en Siria y que quieren “evitar la guerra y el caos” en ese país.

Así las cosas, nada presagia un vuelco a corto plazo. Como comenta el periódico Berliner Zeitung, “por amargo que parezca, la comunidad internacional tiene las manos atadas”. El editorial concluye que, “aunque suene cínico, solo se puede ejercer presión política y económica sobre Damasco”.

Autora: Emilia Rojas (dapd/dpa/afp)

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda