1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El dedo índice: un símbolo ambivalente

Anis Amri, el presunto terrorista del mercado de Navidad de Berlín, posó con el dedo índice estirado, un símbolo del que se apropió el Estado Islámico en el último tiempo.

Cerca del lugar del atentado, justo sobre la estación de tren Zoologischer Garten, Anis Amri, el presunto terrorista del mercado de Navidad de Berlín, dejó un saludo. Deliberadamente, según la fiscalía general federal, el asesino se paró ante una de las cámaras instaladas y estiró su dedo índice derecho. Un gesto que en el último tiempo se transformó en un símbolo de los yihadistas de Estado Islámico.

El dedo índice extendido en el Islam hace tiempo que tiene su propia simbología. Se utiliza durante la Shahada, el credo islámico. El símbolo es mencionado ya en el Hadith, en donde se relatan las acciones y declaraciones del líder religioso musulmán Mahoma. Desde entonces, el gesto entre los musulmanes es considerado como una expresión de fe ante el único Dios.


Entre la humildad y la pretensión de poder

Muchos en Occidente asocian el gesto con otra historia: el surgimiento de la organización terrorista "Estado islámico". Lo cierto es que una y otra vez sus combatientes extienden hacia arriba el dedo índice derecho ante las cámaras  y sus simpatizantes y partidarios del mundo los imitan. Amri no solo posó con ese gesto en la estación Zoo, sino que previamente había mostrado una imagen similar en las redes sociales. También conocido como el "Califa" del EI, Ibrahim Awad Ibrahim al-Badri, alias Abu Bakr al Baghdadi, practicó el gesto durante su único sermón grabado en vídeo  del verano de 2014.

El dedo índice extendido es un símbolo ambigüo: En el contexto islámico representa la unidad de Dios, entendido como un poder supremo al que el hombre tiene que someterse con humildad. Más allá del contexto islámico clásico, los dedos extendidos son también una expresión de confianza en sí mismo. Este gesto también concede siempre al que lo realiza una afirmación de poder universal.

Irak | video still des mutmaßlichen IS-Führer Abu Bakr al-Baghdadi (REUTERS)

Abu Bakr al-Baghdadi, el Califa del Estado Islámico

Ambivalencia

Es en gran parte en base a este último sentido que el gesto se haya vuelto tan popular entre los yihadistas. No solo tiene algo amenazante y autoritario, sino que encarna el poder que tomaron en 2014 con el surgimiento del Califato.

La búsqueda por un sentido único y claro es compleja. "La palabra árabe para Estado ('Dawla')  puede significar tanto un moderno Estado-nación como un califato medieval como el Abessynenstaat, que se extendía sobre la Mesopotamia, el Golfo Pérsico y África del Norte. Estado islámico utiliza esta ambigüedad para animar a sus seguidores", escribió el investigador del islamismo William McCants en su estudio de la historia y la estrategia del "IS".

La naturaleza ambivalente del gesto - humildad en el Islam clásico, la conducta de dominio en el entorno yihadista - hace su interpretación a veces difícil. Estado islámico ha secuestrado un símbolo del Islam clásico. Todavía no está claro cómo los musulmanes moderados quieren recuperarla.

 

DW recomienda