1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Futbol Internacional

El conquistador alemán del fútbol español

El RCD Mallorca le pertenece desde enero pasado al alemán Utz Claassen, un hombre de negocios que compró el equipo español con la intención de regresarlo a la Primera División.

No son pocas las reconocidas estrellas del fútbol mundial que forjaron una importante parte de su carrera en el RCD Mallorca: Juan Arango, el ídolo de Venezuela; Samuel Eto´o, el camerunés cinco veces mejor jugador de África; el goleador español Dani Güiza; el entrenador danés Michael Laudrup; y hasta el seleccionador Luis Aragonés, quien le dio a España el título en la Eurocopa del 2008.

Estos son apenas un par de nombres que adornan la crónica histórica de un club que vive en crisis desde el 2010, cuando tuvo que declararse insolvente. Como consecuencia de sus problemas económicos, el RCD Mallorca perdió el cupo internacional para disputar en la temporada 2010/2011 la Liga de Europa y tuvo que deshacerse de los principales jugadores de su plantilla. La debilidad financiera acarreó un desmejoramiento deportivo que desembocó el 2013 en el descenso a la segunda división española tras 16 años compitiendo con los mejores equipos de España.

La inversión que vino de Alemania

En medio de la crisis desencadenada en el 2010, cuando el club entró en quiebra, Utz Claassen se vinculó oficialmente al equipo mallorquín al adquirir el 10 por ciento de sus acciones e integrarse a la junta directiva del mismo. El empresario, con su larga experiencia en el mundo de los negocios como consultor y conductor de grandes firmas como EnBW, el tercer proveedor de energía más grande de Alemania, presentó varias propuestas de reforma al RCD Mallorca que en primera instancia no avanzaron.

Utz Claassen (izquierda) presenta a uno de sus primeras contrataciones como propietario del RCD Mallorca.

Utz Claassen (izquierda) presenta a uno de sus primeras contrataciones como propietario del RCD Mallorca.

Claassen adoptó entonces otra estrategia y se convirtió en la voz crítica y de oposición en la mesa directiva del club. Al mismo tiempo, el hombre de negocios alemán aumentó su participación accionaria a tal punto que ya en diciembre pasado, cuando fue designado como sucesor de Gabriel Cerdà en la presidencia del club, ella alcanzaba el 45 por ciento.

Días más tarde, en la primera semana del 2015, Utz Claassen aprovechó el último plazo previsto para un aumento de capital del club en dos millones de euros y adquirió la participación de Llorenç Serra Ferrer, hasta entonces el accionista mayoritario del RCD Mallorca. La transacción, que le permitió asumir el control de más de dos terceras partes de la institución deportiva, lo convirtió en el primer alemán en el mundo que es propietario único de un equipo de fútbol. En sus manos, y las de su esposa Annette, poseedora del 20 por ciento de las acciones, ha quedado casi en su totalidad un club cuya afición espera que la inversión alemana provoque un renacer deportivo.

Planes ambiciosos

El RCD Mallorca tiene un presente poco atractivo: posición 15 en la clasificación de la segunda división española, una diferencia de 20 puntos a las posiciones de ascenso, y una carga morosa de 30 millones de euros. El trabajo de los nuevos propietarios no se perfila fácil, pero los planes no dejan de ser ambiciosos.

Claassen ya esbozó un futuro lleno de brillo para el equipo mallorquín. Para ello el empresario pretende aprovechar sus buenos contactos con el fútbol alemán obtenidos primero tras haber sido durante 74 días, en 1997, presidente del club de su ciudad natal, el Hannover, y luego como patrocinador de distintos clubes de la Bundesliga.

El RCD Mallorca espera poder volver a jugar contra el Real Madrid a más tardar en la temporada del 2016/2017.

El RCD Mallorca espera poder volver a jugar contra el Real Madrid a más tardar en la temporada del 2016/2017.

Si en Mallorca todo sale como se propone, entonces el equipo debería estar de regreso en la Primera División en el verano del 2017. A partir de esa fecha los grandes rivales como el Real Madrid y el Barcelona estarán de visita en la isla para jugar en un moderno estadio con capacidad para 25 espectadores, entre ellos muchos aficionados alemanes que podrán desplazarse a los partidos del RCD como parte de un paquete turístico.

Además, teniendo en cuenta que la isla balear es uno de los destinos vacacionales preferidos por los viajeros ingleses y alemanes, se contempla aumentar en la plantilla la cuota de jugadores de esos dos países para que ese público se sienta atraído a ir al estadio. “El club necesita innovación, creatividad, mucho valor, profesionalismo, integridad y dignidad”, resumió Utz Claassen los que serán los principios de su gestión como propietario del club en entrevista con el Mallorca Zeitung.

DW recomienda