1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“El cierre de los puertos a navíos de Malvinas tiene pocos efectos prácticos”

En apoyo a Argentina, el Mercosur cerró los puertos a la flota de Islas Malvinas. Una decisión simbólica y política, ya que, en la práctica, el efecto es mínimo, aseguran a Deutsche Welle especialistas en la materia.

La disputa por las Islas Malvinas provoca protestas en Buenos Aires.

La disputa por las Islas Malvinas provoca protestas en Buenos Aires.

Treinta años después del conflicto armado entre Gran Bretaña y Argentina, las Islas Malvinas –o Falkland, como las llaman los ingleses- todavía son objeto de disputa entre ambos países. A pesar de la derrota en la guerra de 1982, Argentina sigue reivindicando la soberanía sobre el archipiélago, localizado a unos 500 kilómetros de la costa de ese país.

Como forma de presionar al Gobierno británico a abrir el diálogo, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, obtuvo el apoyo formal de los demás países del Mercosur –Brasil, Uruguay y Paraguay- para prohibir el anclaje de navíos con bandera de las Islas Falkland en puertos del bloque económico.

El compromiso solidario con el Gobierno de Buenos Aires fue oficializado a fines de diciembre pasado en la cumbre del Mercosur, en Montevideo. En la declaración, los cuatro integrantes garantizan que adoptarán las medidas necesarias para impedir el ingreso a sus puertos de embarcaciones que porten la “bandera ilegal” de las Islas Malvinas.

Según el ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, la medida ya había sido adoptada por su país, a pesar de que en los últimos años ningún barco de bandera malvinense hubiera intentado echar anclas en las costas brasileñas.

Al tanto de la situación, muchos navegantes simplemente cambian la bandera del archipiélago de Malvinas por la del Reino Unido, que es aceptada por las autoridades brasileras. De acuerdo con el Gobierno de Malvinas, hay sólo 28 barcos registrados en ese país, de los cuales 20 son embarcaciones pesqueras. Es decir que, en la práctica, la decisión es simbólica.

“Fue un movimiento muy importante para consolidar internacionalmente una postura

William Hague, min. británico de Exteriores, considera injustificado el bloqueo de puertos del Mercosur.

William Hague, min. británico de Exteriores, considera injustificado el bloqueo de puertos del Mercosur.

de convergencia en América del Sur en torno a cuestiones políticas y estratégicas que afligen a los países de la región. Hoy es una cuestión que concierne a Argentina, pero mañana puede ser algo relacionado con cualquier otro de los países miembros del bloque”, asegura Antonio Carlos Lessa, profesor del Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad de Brasilia (UnB). “La medida, en verdad, no tiene muchos efectos prácticos”, agrega. Y resalta también que el caso Malvinas es extremadamente delicado e importante para Argentina. “La reintegración de las islas es tratada como una cuestión de interés nacional, escrita en la Constitución”.

Ministro británico de Exteriores, en Brasilia

La declaración del Mercosur, entretanto, provocó la reacción inmediata del Reino Unido, que consideró la decisión “preocupante e injustificada”. La semana pasada, el secretario británico de Estado de Asuntos Exteriores, William Hague, advirtió a los países del Mercosur sobre la continuidad de un “bloqueo económico” en el archipiélago.

Hague llega este miércoles, 18 de enero, a Brasilia en una visita de dos días, y la prohibición será uno de los temas que abordará, como se espera en el Palacio de Itamaraty, sede del ministerio de Exteriores de Brasil. “Ahora tendrán que encontrar una manera de regular esa situación”, señala Lessa.

Entretanto, Brasil, Chile y Uruguay ya manifestaron que aceptarán el arribo de embarcaciones provenientes de Malvinas en sus puertos, siempre y cuando no enarbolen la bandera del archipiélago. Según Hague, el Gobierno británico estaría “satisfecho” con esa solución.

Islas Malvinas: una cuestión delicada para el Gobierno argentino.

Islas Malvinas: una cuestión delicada para el Gobierno argentino.

Los habitantes de las Islas Malvinas, empero, lamentan el embargo en los puertos sudamericanos, según refiere la diputada malvinense Janet Cheek. “Nos decepciona que una gran democracia como la Argentina crea que es necesario intentar bloquear económicamente a su pequeño vecino. Es un acto poco amistoso y que no va a ayudar a su causa”, reclamó Cheek.

En la época de la declaración conjunta, la diputada, nacida en Malvinas, emitió una nota protestando contra la decisión. “Somos un pueblo con recursos, y no vamos a doblegarnos ante Argentina en su tentativa de debilitar nuestro lugar y nuestro modo de vida”.

Petróleo en la cuenca norte de Malvinas

Argentina planea expandir su política de obtención de apoyo en el continente. Desde el sábado pasado hasta el 21 de enero, el canciller argentino, Héctor Timerman, realiza visitas oficiales a varios países de América Central para agradecer el apoyo en foros internacionales sobre la cuestión de Malvinas.

Para Claudia Zilla, experta en América Latina del Instituto Alemán de Política Internacional y Seguridad, en Berlín, el cierre de los puertos es una reacción a la

Empresa británica realiza exploraciones para extraer petróleo en Malvinas.

Empresa británica realiza exploraciones para extraer petróleo en Malvinas.

exploración económica británica en las proximidades de las islas. “Es una cuestión que irritó a Argentina y es de prever que, si se realiza una mayor exploración de los recursos naturales de las Malvinas, habrá cada vez más embarcaciones que necesiten entrar en puertos de América del Sur. Entonces, esos países dicen: ‘todo bien, si ustedes quieren explorar unilateralmente esos recursos, entonces los barcos no podrán entrar a nuestros puertos' “, explica Claudia Zilla.

“Pero esa medida no tiene un gran efecto, porque el Reino Unido encontró una forma de eludir esa prohibición”, dice la politóloga en referencia a los navíos de Malvinas que usan la bandera británica en lugar de la del archipiélago.

En la región hay compañías inglesas que invierten en una posible extracción de petróleo. La empresa Rockhopper manifestó estar buscando socios para su proyecto de 2.000 millones de dólares, cuyo fin sería transformar el archipiélago en un centro de producción petrolífera. Entre abril y mayo de 2010, esa empresa hizo su primer descubrimiento de petróleo en la cuenca norte del archipiélago de Malvinas.

Janet Cheek subraya que, hace 15 años, empresas como Shell realizaron las primeras exploraciones descubriendo petróleo en esa región. Y las exploraciones más recientes confirman la presencia de gas y combustible en las aguas del sur. “Ya se planean más perforaciones para el año que viene”, aseguró la diputada.

Autora: Mariana Santos/ Cristina Papaleo
Editor: Enrique López

DW recomienda