1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

El caso Böhmermann y los medios turcos

No solo da titulares en Alemania, sino también en Turquía. El poema satírico del humorista Jan Böhmermann sobre Erdogan ha generado duros editoriales en los principales diarios turcos. DW hace un recorrido por ellos.

“Solidaridad con Böhmermann”

No solo los medios cercanos al Gobierno turco critican el poema. Un comentarista del diario conservador Hürriyet escribe, por ejemplo: "He visto el programa en ZDF y debo decir que jamás vi una sátira más carente de nivel. No me ha provocado risa ni sonrisa alguna. Más bien me ha despertado una sensación de asco”. Tampoco sale bien parada la reacción del Gobierno turco al poema satírico: “El vice primer ministro, Numan Kurtulmus, ha llegado a calificar la actuación de Böhmermann como ‘crimen contra la humanidad'. No voy a debatir aquí lo que significa ‘crimen contra la humanidad'. Pero debo advertir al señor Kurtulmus que, si quiere ser tomado en serio, escoja cuidadosamente los conceptos que utiliza."

El portal de Internet “Diken”, crítico con el Gobierno de Erdogan, cree haber detectado en la sociedad alemana un cambio de opinión, cuyo detonante fue la reacción del propio presidente turco: “Después de que Erdogan haya aumentado la presión, Böhmermann consigue mayor apoyo de la opinión pública alemana. Cabaretistas, actores, periodistas y políticos se solidarizan con Böhmermann”.

“Un poema sencillamente repugnante”

Los medios cercanos al Gobierno muestran otro punto de vista. El diario Star escribe en un editorial que el poema es “sencillamente repugnante”. Y remarca: “Aquello que fue emitido como sátira no son más que fantasías pornográficas de un hombre que cualquiera que no sea alemán consideraría como persona de segunda categoría. Böhmermann quiere encarnar sus enfermas fantasías en la figura del presidente turco”. El diario se defiende además de la acusación de Alemania de que la liberad de prensa en Turquía está restringida: “Los diplomáticos extranjeros pueden hacerse selfies con los acusados durante un juicio. Pero no se permite la presencia de periodistas turcos en el proceso contra la célula neonazi NSU. Ahí se trata de ocho turcos muertos.”

Un reportero del canal turco A Haber trata de acceder la sede de la emisora alemana ZDF en Maguncia.

Un reportero del canal turco "A Haber" trata de acceder a la sede de la emisora alemana ZDF, en Maguncia.

El diario Sabah asegura lo siguiente en el editorial titulado “Erdogan para principiantes”: “Los medios alemanes cometen el mismo error que los opositores turcos desde hace años: pretender obligar a Erdogan a dimitir por medio de la presión pública. Pero este método jamás ha funcionado. Erdogan siempre se ha beneficiado de esos esfuerzos. Ese teatro al que venimos asistiendo desde hace años, lo estamos viendo ahora en alemán. Y, para ser sinceros, hace la misma gracia que en turco”.

Extraña actuación de un reportero turco

El gran interés de Turquía en el caso Böhmermann no se refleja solo en los editoriales de los diarios, sino también en la extraña actuación de un reportero de la emisora “A Haber”, próxima al Gobierno. El hombre trató de acceder, cámara en mano, a la sede central de la emisora ZDF, en la localidad de Maguncia. El programa de Böhmermann, “Neo Magazin Royale”, en el que se leyó el poema satírico, se emite por el canal ZDFneo. Al reportero se le denegó la entrada y él valoró este hecho como prueba del mal estado de la libertad de prensa en Alemania.

Además se quejó durante su reportaje, aderezado con música dramática, de que los trabajadores de ZDF registraron sus bolsas en su presencia, algo que consideró “irrespetuoso”. Este reportero dio que hablar en los últimos años, entre otras cosas, por una entrevista inventada con la periodista de la CNN Christiane Amanpour sobre las supuestas tendencias antiturcas de la CNN.


DW recomienda

Audios y videos sobre el tema