1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El Cáucaso reverbera

Mientras Moscú asegura el cese del fuego, Georgia acusa nuevos bombardeos. La Unión Europea comienza gestiones de mediadora y Naciones Unidas propone una resolución… el conflicto en el Cáucaso se refleja por todos lados.

Ha sido una jugada maestra: antes de que la Unión Europea y la OTAN comenzaran a trabajar en su función de mediadores para la crisis del Cáucaso, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, ordenó el cese de la operación militar en Georgia. Más aún: exhorta al presidente de Georgia a renunciar, pues “no cumple las condiciones para sentarse a la mesa de negociaciones con Moscú”.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, llegó a Moscú en su función de presidente del Consejo de la Unión Europea con el objetivo de mediar en el conflicto y exhortar a Rusia para que cesara en su acción militar. Pero no fue necesario, pues el primer ministro Putin se adelantó. La seguridad de la población y de las tropas rusas estacionadas en la provincia separatista pro rusa de Osetia del Sur se ha restablecido, asevera Moscú. “La meta está conseguida”, declaró el presidente ruso, Dimitri Medvedev, dejando claro que si Tiflis volviese a atacar a los osetios, la lucha sería retomada.

Georgien Frau trauert in Gori

Un mujer de Georgia se entera de la muerte de su hijo en Gori, durante el ataque ruso

A pesar de que podría verse como una espina que pinchó el globo que llevaba en la mano el presidente galo, éste calificó de buena noticia la decisión de Rusia de declarar el cese del fuego. "Rusia debe utilizar su poder para garantizar la paz", exigió Sarkozy durante su reunión en el Kremlin con el presidente Dmitri Medvedev. Los logros de Rusia de la última década fueron alabados por el líder Europeo, que, recalcó la importancia de usar el peso moscovita de “gran potencia” para estabilizar Europa.

Tarea difícil

Sin duda, el cese el fuego es una buena noticia, pero el trabajo empieza ahora y al presidente Sarkozy tiene entre manos una tarea nada fácil: lograr que Georgia y Rusia se sienten a la mesa de negociaciones. El tema a tratar es complejo: son décadas de conflicto las que bullen por debajo de esta agresión de y hacia Georgia; son muchos intereses políticos e históricos los que mueven a Moscú a “proteger” a esta pequeña provincia de Osetia del Sur, que desde la disolución de la Unión Soviética también ha querido optar por el camino de independencia seguido por Georgia, país al que pertenece. Georgia, apoyada desde 2004 por Estados Unidos, cuida sus intereses territoriales y pretende que su curso prooccidental sea coronado con la inclusión en la OTAN.

Una cuestión de poder

A Rusia, que nunca ha dejado de ver a esas naciones en su radio de poder, la posibilidad de que Georgia entre en la OTAN y ponga así al bando contrario a la puerta de la propia casa le desagrada mucho. E intenta minimizarla. Las tropas de paz –estacionadas en 1992 después de un prolongado período de conflictos que son un collage de soldados rusos, osetios del sur y osetios del norte- son, de todas maneras, un pie que Moscú tiene bien puesto en esa provincia.

Siga leyendo: ¿Cómo poner un pie en cada orilla?

DW recomienda