El Bayern político | Deportes | DW | 06.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

El Bayern político

El club más importante del fútbol alemán ha ampliado su radio de acción mucho más allá de las canchas para pisar el campo político en temas locales e internacionales. Aquí algunos de ellos.

El Bayern visita al Papa Francisco en el Vaticano, su entrenador es ícono luchador a favor de un movimiento soberanista, en el consejo administrativo toma asiento una de las principales figuras del partido Unión Social Cristiana de Baviera, y uno de los directivos tiende puentes hacia el emirato de Catar. En Múnich las dimensiones políticas del fútbol no pasan desapercibidas.

“Nuestro alcalde”

Durante más de una década el Bayern no ocultó sus diferencias con el alcalde de Múnich Christian Ude, a quien vio siempre como una figura política y administrativa parada en una orilla diferente a la del club. Ude no solo pertenecía al Partido Social Demócrata de Alemania (SPD), rival de la localmente fuerte Unión Social Cristiana de Baviera, sino que además era seguidor del otro equipo profesional de la ciudad, el 1860, cuya mesa directiva integró durante varios años.

Desde mayo pasado Ude fue sucedido por Dieter Reiter, quien pese a ser también miembro del SPD es un reconocido hincha del Bayern, club con el que tiene una estrecha relación y que en mayo del 2013 lo llevó como invitado de honor, con todos los gastos pagos, a la final de la Champions League en el estadio de Wembley. El directivo del Bayern Karl-Heinz Rummenigge habla de Reiter como “nuestro alcalde”, y el funcionario asegura que eso para él es “un honor”.

Por la causa catalana

La internacionalización del movimiento soberanista de Cataluña ha recibido un impulso desde que tiene a uno de sus principales simpatizantes y voceros en el banco de entrenadores del Bayern. Durante el tiempo que Pep Guardiola lleva en Múnich en la sede deportiva del club alemán se han rodado varios mensajes de video en pro de la autonomía, que él ha protagonizado.

Además, el entrenador del Bayern ha participado en manifestaciones en Berlín, y ha sido principal orador en encuentros entre inversionistas alemanes y empresarios de Cataluña. El club alemán, cuyo nombre ha estado de por medio en todas estas actividades, ha asumido una actitud pasiva que le permite a Guardiola disfrutar de espacio para expresar sus convicciones políticas sin fronteras institucionales.

La lucha por la independencia catalana ha llegado a Alemania de la mano de Pep Guardiola.

La lucha por la independencia catalana ha llegado a Alemania de la mano de Pep Guardiola.

Los amigos de Catar

El Bayern Múnich lleva varios años siendo huésped de Catar en la pretemporada. En Doha el equipo alemán no solo entrena sino que cuida las relaciones que sostiene con jeques y emires de la región. Recientemente el Emir Thani estuvo de visita en el estado federal de Baviera y uno de los invitados de honor a las reuniones fue Karl-Heinz Rummenigge.

El directivo del club bávaro no solo sirvió como puente entre viejos conocidos, sino que también ha advertido en distintas ocasiones que las críticas al régimen catarí por presuntas violaciones a los derechos humanos, y la forma en la que se organiza el Mundial del 2022, “puede costarle millones a la economía alemana”. Rummenigge, en su calidad de vocero de la Unión de Clubes Europeos (ECA), también aboga por que el máximo evento del fútbol se lleve a cabo allí, tal como se ha planeado, pero no como ha propuesto la FIFA, en invierno, sino en los meses de abril y mayo, que es prácticamente el calendario previsto por el anfitrión, Catar.

Otros temas de la agenda

Este año el Bayern ha emprendido una ofensiva internacional de grandes dimensiones que no solo incluyó la apertura de oficinas en Nueva York para conquistar el mercado de los Estados Unidos, sino también la audiencia privada con el Papa Francisco en el Vaticano.

Tras ofrecerle al Pontífice un regalo de un millón de euros para una obra de caridad, el Bayern envió a Bastian Schweinsteiger y Holger Badstuber a visitar un campo de refugiados y repartir donaciones del patrocinador del equipo Adidas. De esta forma se le brindó apoyó la criticada política en esta materia de la Unión Social Cristiana de Baviera, cuyo exjefe Edmund Stoiber se sienta en el consejo administrativo del club, que también es cercano a su actual líder, el gobernador Horst Seehofer.