1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

El atlas de la destrucción terrestre

"One planet many people" es el título del atlas publicado por la ONU en el que se demuestra en base a fotografías satelitales el impacto devastador de la humanidad sobre el planeta.

default

Víctima de torturas constantes.

La jornada previa al Día Mundial del Medio ambiente se presentó el atlas "One planet many people" (Un planeta, mucha gente), cuyo mensaje principal es que todos los seres humanos, todas la naciones son parte de este mundo y sólo juntos se puede marcar una diferencia, según aseguran los expertos de la ONU.

El mundo se está urbanizando a pasos agigantados. En menos de tres décadas la expansión urbana ha causado la deforestación de bosques y la desaparición de grandes lagos. Las ciudades consumen una cantidad enorme de recursos, incluidos alimentos, agua, madera, metales y personas. En respuesta exportan grandes cantidades de desechos, tanto industriales como domésticos, así como aguas albañales y gases. Estos desechos son responsables del calentamiento global. El impacto de esta expansión abarca más allá de las fronteras físicas y afecta a países, regiones y al planeta en su totalidad.

Herramienta visual de la destrucción

El jefe del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas, Klaus Töpfer, hizo de los esfuerzos por hacer de las ciudades sitios más verdes el tema del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra este domingo.

Töpfer está seguro de que "la lucha por un desarrollo sostenible, por lograr un ambiente más estable, un mundo más saludable y justo, se ganará y perderá principalmente en las ciudades".

El atlas "Un planeta, mucha gente" ilustra algunos de los cambios que hemos causado en nuestro medio ambiente y es una herramienta visual para captar la imaginación de la gente y mostrar lo que está ocurriendo realmente. Cada página de las 300 que tiene el atlas ilustra, con fotos de antes y después tomadas desde el espacio, la desfiguración que la humanidad ha causado sobre la faz del planeta.

Un planeta en extinción

La Ciudad de México se convirtió de una modesta urbe capitalina en 1973 a un conglomerado masivo en el 2000, mientras que Pekín reflejó un crecimiento similar entre 1978 y el 2000, según fotos de satélite publicadas por las Naciones Unidas en el nuevo atlas ambiental.

La ciudad de Nueva Delhi creció explosivamente entre 1977 y 1999, mientras que de 1973 al 2000 el pequeño desierto de Las Vegas se transformó en una urbanización monstruosa con un millón de habitantes, lo que provocó una intensa presión sobre los escasos recursos acuíferos.

La destrucción de los manglares en el Golfo de Fonseca, en las cosas hondureñas, para crear criaderos de camarones, se aprecia claramente en las fotos.

El atlas indica que con esto no sólo se ha privado a la costa de su defensa natural, sino que los propios camarones han sido vinculados a la contaminación y al amplio daño ocurrido en el ecosistema de la zona.

Las imágenes que muestran la vasta destrucción de los bosques alrededor de las Cataratas de Iguazú -uno de los paisajes más espectaculares de América del Sur-, en la frontera compartida por Argentina, Brasil y Paraguay, se asemejan a los estragos causados por un ejército de buldózeres.

DW recomienda