1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

El arte de los aficionados

En la Bundesliga los aficionados no van al estadio para ser solo observadores pasivos. Muy por el contrario, ellos participan activamente desde la tribuna con coreografías a veces más llamativas que el partido mismo.

En Alemania es tradicional el estrecho vínculo entre los equipos y sus hinchas. Y mientras los jugadores derrochan su talento en la cancha, los aficionados desbordan su vena artística y su amor por el club en la tribuna con el montaje de vistosas coreografías.

Las coreografías se han convertido en un elemento integral de cada jornada de la Bundesliga, creando un ambiente muy especial en el espectáculo futbolístico. Pero las coreografías también son el mejor vehículo de expresión de los aficionados, quienes se sirven de ellas para homenajear a sus ídolos, para criticar las decisiones de las directivas de los clubes, para protestar, para provocar al rival, o simplemente para divertir.

Pero antes de que esa voz de los aficionados se pueda escuchar hay que superar muchos retos logísticos y financieros. Para empezar, las coreografías que se ven en la Bundesliga deben contar con el visto bueno del club en cuyo estadio serán presentadas.

Esto implica la necesidad de una fluida comunicación entre los equipos alemanes y sus hinchas, quienes presentan una idea que solo podrán realizar al recibir la autorización pertinente, lo cual ocurre regularmente dos días antes del partido.

Lo que viene después es un duro trabajo manual: recortar cartón de colores, pintar las pancartas, elaborar y sacarle fotocopias a la descripción de la coreografía, y organizar el transporte. Apenas pocas horas antes del juego es posible iniciar el montaje en el estadio.

Allí, en la tribuna escogida para ejecutar la coreografía, se reparten silla por silla los cartones que cada asistente al estadio deberá levantar de la forma y en el momento descrito en las instrucciones que los acompaña.

Usualmente todo funciona a perfección, y el arduo trabajo que los aficionados invirtieron en la coreografía, que en vivo solo dura segundos, queda grabado para siempre en imágenes como estas que les presentamos a continuación.


DW recomienda