1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

El abismo de la crisis

Los últimos pronósticos del FMI coinciden con los de los economistas alemanes y muestran un panorama aún más grave de lo esperado. Igualmente sombrías son las reacciones de los editorialistas europeos.

default

El Fondo Monetario Internacional prevé que el mundo seguirá sumido en una grave recesión.

Dernieres Nouvelles d’Alsace, de Estrasburgo: “Los meses pasan y la crisis se extiende. (...) Las reacciones individuales de los países no son más que un paliativo. El problema tiene es mundial y sobre todo europeo. Es europeo porque la Unión Europea, pese a sus divisiones, sigue siendo la economía más fuerte del mundo. Por eso, debería lógicamente liderar el repunte, en lugar de esconderse tras Estados Unidos, con la excusa de que el fuego se inició al otro lado del Atlántico. Pero Europa se toma tiempo, sus miembros permiten que operen los viejos reflejos nacionales mientras sostienen grandes discurso, como en la reciente cumbre del G20 en Londres. (...) Toda la mentalidad debería cambiar”.

Sin contemplaciones

El País, de Madrid: Durante todo este año el mundo seguirá inmerso en la “más dramática recesión” desde la II Guerra Mundial. Pero a final del ejercicio empezará a verse la luz y en 2010 revelará una recuperación, aunque demasiado lenta. Ésta es la profecía del pesimista informe anual de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI), presentado ayer. (...) La continuación de la crisis bancaria, los malos signos sobre el comercio mundial, el contagio de la crisis a países emergentes (a toda América Latina) y el doblemente peor pronóstico para la zona euro dibujan un panorama que no debe permitir “complacencias” de ningún género. (...) Que la evolución de la economía española vaya a ser menos mala que la alemana (-5,6%), italiana (-4,4%), británica (-4,1%) e igual que la francesa (-3%) apenas sirve de consuelo. Todas ellas muestran mayor capacidad de recuperación, aupadas en una mejor competitividad“.

El déficit británico

Luxemburger Wort, de Luxemburgo: “Hay que tener cuidado con los pronósticos de los ministros de Hacienda, especialmente en tiempos previos a elecciones. Eso vale también para las de Alistair Darling: el ministro prevé que la economía de Gran Bretaña vuelva a recuperarse en 2010, e intenta bosquejar una perspectiva más coloreada para el año entrante. Sólo que los fríos números hablan otro lenguaje: con un proyectado nuevo endeudamiento equivalente a 200.000 millones de euros (casi 4.000 euros per cápita) el gobierno de su majestad planea un endeudamiento récord. Son, en realidad, cifras astronómicas. La culpa de este precipicio financiero radica sobre todo en la dependencia de la economía británica de la plaza financiera londinense y en las medidas de reactivación coyuntural. Los ingresos tributarios se reducen mientras los gastos fiscales escapan de control. (...) La única salida sería aumentar los impuestos. El electorado probablemente le pasaría en tal caso la cuenta el gobierno laborista, a más tardar en 2010”.

¿Sirven los pronósticos?

Stuttgarter Zeitung, de Stuttgart: “Los pronósticos de los investigadores nunca han sido particularmente fiables. En términos generales, se puede decir que en la situación actual lo son aún menos. Ocurre que en sus modelos, los científicos lisa y llanamente partían hasta ahora del supuesto de que los mercados financieros funcionaban sin tropiezos y no ejercían influencias perturbadoras en la economía real. Entretanto ya debe haber corrido la voz de que tal suposición es falsa. Pero tal constatación no ayuda. No hay otros modelos que reflejen mejor la realidad. No sería entonces más sensato desistir de hacer pronósticos, al menos por un tiempo”.

ERS/dpa/afp

Edición: Eva Usi

DW recomienda