1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía alemana

El año se despide en Alemania con más malos augurios económicos

El año se acaba y la economía alemana no mira con confianza hacia los 12 meses venideros. A punto de clausurarse este 2008, los institutos y las empresas germanos lanzan sus pronósticos, y ninguno de ellos es bueno.

default

Reunidos en torno a una mesa, políticos y empresarios buscan salida a la crisis en Alemania.

Angela Merkel ha prometido que en 2009 habrá un segundo paquete de medidas para reforzar la coyuntura. Así, la canciller alemana sale al paso de quienes la acusan de inactividad. Y Angela Merkel ha asegurado que las ayudas llegarán a los que las necesiten, independientemente de que éstos se encuentren en el este o en el oeste del país, dejando con ello claro que no piensa permitir que el debate económico acabe convirtiéndose en una batalla entre las “dos Alemanias”.

Además de la canciller, también los políticos a nivel europeo trabajan a marchas forzadas para lanzar alguna que otra buena señal antes del brindis de Fin de Año. Bajo el auspicio de Francia, que se despide de sus seis meses al frente de la Unión Europea, los ministros de Finanzas de los países miembros se han encontrado una vez más para hablar de la crisis, y de los métodos con los que esperan poder frenarla.

Y mientras tanto, en el terreno de la economía diaria, las noticias no dejan de ser malas. Volkswagen, una de las compañías insignia alemanas, se queja de que las ventas se resienten. El Instituto de Economía alemán se suma a la estela de los muchos que corrigen sus predicciones a la baja. Y el último informe sobre la confianza empresarial germana vuelve a ser devastador.

Más malos pronósticos

“Lo que está claro es que en 2009 no nos vamos a salvar de una contracción marcada de la economía", dice Michael Hüther, director del Instituto de Economía, IW por sus siglas en alemán, a la agencia de noticias dpa. La frase resume de manera diplomática lo que muchos ya saben: el año próximo no augura nada bueno.

En concreto, el IW pronostica una caída del producto interior bruto (PIB) alemán de un 1,5 a un 2,0 % y con ello el Instituto, considerado cercano a la patronal germana, es incluso más pesimista que el Banco Central del país: la institución previó hace dos días un retroceso de 0,8 %, que es el peor desde 1993 pero que ni siquiera llega al 1 %.

La confianza por los suelos

Quizás el IW se haya dejado contagiar en algo por el ambiente general que se respira en los círculos económicos alemanes. El clima empresarial sigue empeorando, y como prueba de ello está el barómetro del Instituto de Investigación Económica, IFO por sus siglas en alemán.

Según los resultados de este medidor de emociones mercantiles, la confianza corporativa pierde puntos en Alemania: de los 85,8 de noviembre pasa a los 82,6 puntos en diciembre, y ésta es la séptima caída consecutiva. Una lectura tan negativa de la situación no se registraba desde la caída del Muro de Berlín y los costes que la reunificación del país dibujaba en el panorama germano.

En el sondeo del IFO participan unos 7.000 empresarios de todos los sectores industriales, del comercio y de los servicios y está considerado como uno de los mejores termómetros para medirle la temperatura a la economía alemana que, esta vez sí, parece tener fiebre.

DW recomienda