El 15M… un año después | Sociedad | DW | 09.05.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

El 15M… un año después

A punto de cumplir un aniversario, tanto Madrid como Berlín se preparan para albergar de nuevo una gran manifestación popular en busca de una “democracia real”.

Hace ya casi un año que España, y más concretamente la madrileña Puerta del Sol, se convirtió en el centro de una pequeña “revolución”. Algo así como una primavera española al estilo de otros países como Egipto o Túnez. Pero con una diferencia: en vez de protestar contra gobiernos autoritarios, se convocaba en vísperas de unas elecciones democráticas.

Hoy, a punto de cumplir el aniversario, la maltrecha economía- y con ella el desencanto- continúa poco menos que por el mismo camino. Y con un gobierno desgastado obligado a recortar grandes partidas presupuestarias tras la toma de posesión, el movimiento 15M sigue activo y expectante para una nueva acción.

De la indignación a la acción

“Nosotros los desempleados, los mal remunerados, los subcontratados, los precarios, los jóvenes… queremos un cambio y un futuro digno (…) hartos de reformas antisociales, de que los bancos que han provocado la crisis nos suban las hipotecas (…). Acusamos a los poderes políticos y económicos de nuestra precaria situación y exigimos un cambio de rumbo”, declaran en la página del movimiento en España, embistiendo contra las medidas de recorte impuestas por socios, mercados y las prácticas de banca.

Un año después, las premisas siguen siendo las mismas. Sin embargo, hay cosas que han cambiado tras un letargo invernal, en el que, en parte escindido y en parte atomizado, el movimiento parecía haber desaparecido. Primero un Gobierno distinto y con más mayorías que entonces, aparentemente dispuesto a evitar que se repita el espectáculo. Sobre todo en un momento donde la imagen de estabilidad es crucial.

Pero también el hecho de que el movimiento sea más maduro, con un discurso más elaborado que el emanado de la espontánea manifestación del año pasado. Una concentración marcada por el ánimo de protesta, que ahora quiere salirse de la indignación para pasar decididamente a la acción. “No se trata de armar un sistema político perfecto, pero sí unas decisiones más pactadas", aclaraba a la prensa la socióloga Celia Díaz Catalán. "Una de las tareas del 15-M es la vigilancia y el control de los poderes públicos y eso es muy sano en cualquier democracia", continuaba Díaz.

De la antigua Grecia a toda Europa

Siguiendo la estela de Madrid, y en colaboración con otras iniciativas similares como el movimiento #occupy, Alemania también se prepara este año para un evento más organizado que una “anécdota” casi marginal.

Así lo afirma convencido un activista que responde al nombre de Mario, cooperante en la organización del #12M en Berlín. Con 5 manifestaciones simultáneas procedentes de distintos puntos de la capital, el broche final será la emblemática Alexanderplatz. Allí, los manifestantes cerrarán la jornada con la convocatoria del “Mercado de las Ideas”, un espacio abierto de intercambio, donde invitan a la participación ciudadana para cambiar el futuro. Al igual que en la antigua Grecia, un Agora donde tanto en Madrid como en Berlín, intentarán sentar las bases para su nueva “democracia real”.

Autor: José Antonio Gayarre

Editor: Enrique López

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema