El ébola camino a Hamburgo | Salud | DW | 31.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

El ébola camino a Hamburgo

La Clínica Universitaria de Hamburgo está dispuesta a admitir a pacientes enfermos de ébola. Las autoridades sanitarias de la ciudad activaron a sus epidemiólogos e informan que se encuentran preparadas.

Para Umar Khan, la ayuda ofrecida por Hamburgo llegó demasiado tarde. El médico y héroe popular de Sierra Leona se infectó con el virus del ébola mientras asistía a cientos de pacientes. Se suponía que Khan sería transportado hasta la Clínica Universitaria de Hamburgo desde una estación médica de la organización Médicos Sin Fronteras en Kailahun, en el este del país africano. El martes 29 de julio se anunció que Umar Khan se encontraba demasiado débil para volar. El doctor falleció ese mismo día.

Los médicos en Hamburgo siguen dispuestos a admitir a pacientes enfermos de ébola, y ya se han tomado las medidas preventivas necesarias.

Con los bomberos hasta la estación de aislamiento

Universitätsklinikum Hamburg-Eppendorf Schutzanzug Ebola Virus Isoliertstation

La estación de aislamiento en Hamburgo

Los médicos de Hamburgo ya se habían declarado dispuestos a recibir a un paciente contagiado la semana pasada, tras recibir una solicitud de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las autoridades sanitarias de la ciudad activaron a sus epidemiólogos e informaron que se encontraban preparadas para organizar la entrada del paciente en un plazo de pocas horas. Los bomberos acompañarían al contagiado desde el avión de transporte, equipado especialmente para este caso, hasta la Clínica Universitaria de Hamburgo, en el distrito Eppendorf.

La clínica ha preparado seis camas en una estación aislada del edificio. Ningún líquido, gas u otras partículas que se encuentren en el aire pueden salir de allí. Para acceder a la estación es necesario atravesar tres exclusas de seguridad. En la primera, la presión atmosférica ha sido disminuida levemente. En la segunda y la tercera, la presión es progresivamente menor. De este modo se garantiza que el aire solo pueda ingresar a la estación, y no salir de ella. Hasta ahora, sin embargo, la estación de aislamiento solo ha sido usada durante entrenamientos.

Tres horas bajo presión

Stefan Schmiedel Universitätsklinikum Hamburg-Eppendorf Schutzanzug Ebola Virus Isoliertstation

Stefan Schmiedel dirige la estación de aislamiento

Durante aquellas pruebas, los médicos y enfermeros llevan trajes especiales de seguridad, que los hacen ver como si fueran astronautas. Dentro de los uniformes, la presión del aire es mayor. El sudor no puede salir y el aire exhalado atraviesa un filtro. Es agotador trabajar en estos trajes, explica el médico en jefe, Dr. Stefan Schmiedel, experto en medicina tropical: nadie soporta más de tres horas dentro de ellos. Ya que limpiarlos sería demasiado laborioso, los uniformes son incinerados después de cada uso.

“Nuestras medidas de seguridad son minuciosas, pues queremos garantizar la protección de la población”, sostiene Schmiedel. “El resto de trabajadores médicos también está protegido, a fin de que podamos trabajar sin mayores reparos”.

Temor frente al virus

No obstante, la posible entrada al país de personas infectadas con ébola causa discusiones encendidas, ante todo en los foros de internet. Los comentarios son muchas veces racistas. En la página de noticias “Spiegel Online”, muchos usuarios ponen en duda que no exista riesgo alguno de contagio durante el transporte y el ingreso de los pacientes a los hospitales. Critican los planes de llevar a enfermos a una ciudad como Hamburgo, con casi dos millones de habitantes. Un comentarista habla de una “idea demente”. Pero otros usuarios confían en los médicos y piensan que es razonable ofrecer ayuda.

Ebola Virus Virion

El mal en forma de lombriz: el virus del ébola bajo el microscopio

Sin duda, el virus del ébola es altamente peligroso, y aún no existe una vacuna contra la enfermedad. No obstante, explica Schmiedel, el cuerpo humano es capaz de derrotar el virus. Para ello es necesario mantener las funciones corporales estables. El paciente recibe respiración artificial, sus funciones digestivas son controladas artificialmente y su balance térmico es regulado. Además, es necesario realizar transfusiones continuas, ya que los enfermos de ébola sufren de vómito y diarrea, y pierden así demasiado líquido.

Laboratorios móviles contra el virus

Según Schmiedel, también sería posible pensar en realizar terapias experimentales con los pacientes en Hamburgo. De esta forma, el ingreso de enfermos de ébola podría traer avances para la investigación médica. Pero incluso si el virus no viaja hasta Hamburgo, epidemiólogos de la ciudad seguirán trabajando en la región afectada, como llevan haciéndolo desde hace meses. Médicos del Instituto Bernhard-Nocht de Hamburgo dirigen desde marzo un laboratorio móvil en Guinea, donde tiempo antes se había desencadenado la epidemia.

Ebola-Virus Guinea

En Guinea, cientos de personas ya se han contagiado

DW recomienda