1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

El Ártico: mucho más que un puñado de hielo

A falta de acuerdos como el Tratado Antártico, que mantiene a raya las pretensiones de soberanía en el continente helado, los países ribereños del Ártico intentan acordar reglas para que no se imponga allí el más fuerte.

default

Cada vez hay menos hielo en Groenlandia. Y más avidez de petróleo.

El precio del petróleo sube como la espuma. Y el cambio climático ya se vuelve perceptible, poniendo fin a la supuesta eternidad de los hielos polares. Ambos factores confluyen para que las miradas converjan en la región del Ártico, donde científicos presumen una cuarta parte de las reservas de petróleo y gas natural del mundo, escondidas bajo una hasta ahora inexpugnable fortaleza gélida. En consecuencia, se teme que pudiera estallar una fiebre del oro (negro) en los blancos parajes del norte. Para evitar que se imponga allí la ley del más fuerte, a la usanza del Lejano Oeste, Dinamarca convocó a una conferencia internacional en la localidad de Ilulissat, en Groenlandia.

Klimawandel Grönland Eisberg vor Ilulissat

El poblado de Ilulissat, sede de la conferencia.

Golpe de efecto ruso

La reunión empezó ya con un mal augurio: la ausencia de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleeza Rice, permite inferir que Washington no se toma tan a pecho los intentos daneses de lograr un acuerdo entre las partes interesadas en el potencial pastel ártico. Los restantes países –Rusia, Noruega y Canadá- por lo menos enviaron a sus respectivos ministros de Relaciones Exteriores, aunque eso no garantiza que estén dispuestos a atenerse a las reglas. Los rusos, de hecho, fueron los que pusieron en primer plano el tema de las reivindicaciones en la zona del Ártico, al plantar aparatosamente su bandera el año pasado en el fondo del mar, justo debajo del Polo Norte.

Russische Flagge Rohstoffe in der Arktis

La bandera rusa en el Polo Norte, a más de 4.000 metros de profundidad.

Pero, en el siglo XXI, la cosa no es tan fácil. El gesto ruso puede tener impacto simbólico, pero no consecuencias prácticas en cuanto a reclamar soberanía. Así lo reconoció el propio ministro de Relaciones Exteriores de Moscú, Sergei Lavrov, de camino a Ilulissat, comparándolo con el acto de los astronautas que plantaron la bandera estadounidense en la Luna, en 1969. Laworv aseguró además que Rusia seguirá respetando todos los acuerdos sujetos al derecho internacional relativos al Ártico.

Las reglas vigentes

En la actualidad, los países ribereños del Ártico pueden explotar económicamente un área de 200 millas marinas. Pero sus reclamos van más allá. De acuerdo con la Convención de derecho Marítimo de la ONU, aprobada en 1982, los Estados que aspiran a extender su soberanía tendrán que probar que la plataforma continental de sus territorios se adentra en la región.

Karte Arktis Spanisch Nordpol

La disputa por el Ártico recién comienza.

No sólo Rusia, sino también Canadá y Dinamarca, se empeñan por lo tanto en demostrar que la dorsal de Lomonossov -una cadena de montañas submarinas que se extiende desde Siberia hasta Groenlandia, pasando por el Polo Norte- es la prolongación natural de sus respectivas plataformas continentales.

Hasta el año 2014 hay plazo para presentar los datos geológicos necesarios, que son por lo demás difíciles de obtener. Pero eso probablemente no bastará para zanjar las potenciales disputas, máxime teniendo en cuenta que Estados Unidos ni siquiera ha ratificado la citada convención. En consecuencia, será necesario sentarse a negociar. Y lo que pretende Dinamarca con la actual conferencia de Iluissat, es por lo menos establecer las reglas básicas para que esas negociaciones puedan desarrollarse fructíferamente, sin que se imponga la ley de la selva en parajes tan poco selváticos.

DW recomienda