Ejército mexicano capturó al líder del Cártel del Golfo | América Latina | DW | 18.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Ejército mexicano capturó al líder del Cártel del Golfo

El arresto en México de Mario Armando Ramírez Treviño –conocido también bajo los seudónimos “el Pelón” y “el X-20”– es el segundo golpe propinado por el Gobierno de Enrique Peña Nieto a los cárteles del narcotráfico.

El Ejército mexicano capturó este sábado (17.8.2013) al líder del Cártel del Golfo, un grupo de narcotraficantes considerado por muchos como la organización criminal más antigua del país norteamericano. El arresto de Mario Armando Ramírez Treviño –conocido también bajo los seudónimos “el Pelón” y “el X-20”– es la segunda detención importante de un capo de las drogas desde que Enrique Peña Nieto asumió la presidencia de México en diciembre de 2012.

Su primer golpe al narcotráfico fue la captura del líder de Los Zetas, Miguel Ángel Treviño Morales, alias “el Z-40”, que tuvo lugar en julio de este año. “El X-20”, por quien la policía federal estadounidense venía ofreciendo una recompensa de cinco millones de dólares, fue atrapado en el municipio Río Bravo del estado Tamaulipas, en la frontera de México con Estados Unidos. En el operativo participaron efectivos del Ejército por tierra y por aire, según informaciones oficiales.

“El Cártel del Golfo controla la mayor parte del tráfico de marihuana y cocaína que se realiza a través de Matamoros, México, que es un corredor hacia Estados Unidos”, anotó el Departamento de Estado de ese país en la ficha de la DEA correspondiente a Ramírez Treviño. La organización bajo su mando está asentada Tamaulipas, en donde tiene serias fricciones con Los Zetas. Las guerras entre cárteles y sus duelos con las fuerzas de seguridad han dejado decenas de miles de muertos.

Mario Armando Ramírez Treviño, de 51 años, lideraba el Cártel del Golfo desde septiembre de 2012.

Mario Armando Ramírez Treviño, de 51 años, lideraba el Cártel del Golfo desde septiembre de 2012.

Un cártel debilitado

Ramírez Treviño, de 51 años, lideraba el Cártel del Golfo desde septiembre de 2012 –cuando fue capturado el anterior jefe de la banda, Jorge Eduardo “el Coss” Costilla Sánchez–, de ahí que su nombre sea poco conocido en México, si se le compara con figuras como Joaquín “El Chapo” Guzmán, cabecilla del Cártel de Sinaloa. Algunas fuentes sostienen que Ramírez Treviño era detective antes de empezar a colaborar con el Cártel del Golfo y de unirse al grupo Los Rojos.

Los Rojos es una de las facciones armadas creadas por el Cártel del Golfo a finales de los años noventa. El Cártel del Golfo empezó a debilitarse después de la extradición a Estados Unidos de su líder Osiel Cárdenas Guillén en 2007 y, en particular, cuando se enemistó en 2010 con otro de sus antiguos brazos armados, el grupo Los Zetas. Así lo informa InSight Crime, un centro con sede en Washington y Bogotá especializado en la investigación del crimen organizado en América Latina.

Los antecedentes del Cártel del Golfo se remontan a la época de la Ley Seca, que estuvo vigente en Estados Unidos durante los años veinte y treinta del siglo pasado, estimulando el contrabando de licor hacia su territorio. En los sesenta, la organización empezó a ser liderada por Juan Nepomuceno Guerra, que añadió nuevas vertientes al negocio desde su feudo de Tamaulipas, en la región del Golfo de México. Fue en los ochenta cuando se concentró en el narcotráfico.

El liderazgo de Juan García Ábrego y su alianza con el cártel colombiano de Cali propició la consolidación del Cártel del Golfo. En los últimos años, al calor de sus luchas territoriales con Los Zetas, el Cártel del Golfo se alió con el Cártel de Sinaloa y con Los Caballeros Templarios, y diversificó una vez más su área de negocios: además del narcotráfico, sus miembros se dedicaron al tráfico de migrantes hacia Estados Unidos.

ERC ( dpa / Reuters )

DW recomienda