1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ejército de EE.UU. anuncia sanciones por ataque a hospital

En total, 16 soldados serán castigados por el bombardeo de un recinto de Médicos sin Fronteras en Kunduz, Afganistán, ocurrido el pasado 3 de octubre.

El Ejército de Estados Unidos tomará medidas disciplinarias contra 16 soldados como respuesta al ataque aéreo que destruyó un hospital de Médicos sin Fronteras el pasado 3 de octubre en Kunduz, Afganistán, acción en la que perdieron la vida 42 personas, entre personal médico y pacientes. La decisión de anunciará este viernes (29.04.2016), de acuerdo con fuentes citadas por la agencia de noticias Reuters.

La divulgación de estos castigos no judiciales se dará a conocer durante la publicación de los resultados de una investigación realizada por el Ejército estadounidense en torno a este incidente, que concluyó que la tragedia fue una terrible equivocación. Ya en noviembre las autoridades estadounidenses aseguraron que las tropas se confundieron al atacar el hospital, aunque inicialmente se sostuvo que en el lugar se escondían milicianos talibanes.

Médicos sin Fronteras (MSF) ha expresado en otras ocasiones sus dudas sobre la idea de que el ataque haya sido un error. En la operación armada, 42 personas murieron y 37 resultaron heridas, durante una ofensiva de las tropas afganas contra las fuerzas talibanes, acción que contaba con cobertura aérea de Estados Unidos. Los talibanes habían capturado la localidad, en su mayor éxito desde que fueron expulsados del Gobierno, en 2001.

Sin cargos criminales

Entre los castigados hay un general de dos estrellas, la tripulación de un avión con armamento pesado AC-130 que participó en la operación y miembros de las fuerzas especiales, dijeron las fuentes. Los castigos incluyen cartas de reprimenda, que afectan la carrera de quienes las reciben pues no pueden ascender de rango. Todos ellos habrían estado relacionados con la “cadena de errores” que determinaron el bombardeo del hospital. Ninguno recibirá cargos criminales ni será enviado a una corte marcial.

Con la operación en marcha, un oficial estadounidense en la base militar de Bagram, cerca de Kabul, recibió a las 02.20 horas una llamada de MSF advirtiendo que sus instalaciones estaban siendo atacadas, pero el mando no supo de este error hasta las 02.37, cuando el fuego ya había cesado. MSF calificó el ataque como un crimen de guerra, mientras que organizaciones de derechos humanos criticaron que no haya habido consecuencias penales, sino sólo medidas disciplinarias.

DZC (EFE, dpa, Reuters, AP)


DW recomienda