Egipto: crece temor a una guerra civil | El Mundo | DW | 15.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Egipto: crece temor a una guerra civil

Fuentes oficiales informan que hubo al menos 525 muertos durante el violento desalojo del campamento de seguidores de Mursi en El Cairo, pero los Hermanos Musulmanes dicen que hay muchos más y convocan más protestas.

Cientos de seguidores de los Hermanos Musulmanes atacaron un edificio del Gobierno en El Cairo y prendieron fuego en la entrada, pese a la represión contra el movimiento de parte de las fuerzas de seguridad, según informaciones de la televisión estatal y diversos testigos. Los Hermanos Musulmanes han convocado a sus seguidores a marchar por las calles de El Cairo, después de que al menos 525 personas -según cifras del Ministerio de Sanidad- murieran en una represión contra el movimiento islámico que ha dejado al país árabe más poblado del mundo polarizado y sumido en los disturbios. El Cairo y otras ciudades afectadas por la impactante violencia del miércoles estuvieron tranquilas durante la noche, después de que el Gobierno declarara el estado de emergencia durante un mes e impusiera un toque de queda desde el atardecer al amanecer en la capital y otras 10 provincias.

Pero no estaba claro si los poderosos militares podrían contener la furia de millones de seguidores del derrocado presidente Mohamed Mursi, a quien depusieron el 3 de julio. Las autoridades judiciales egipcias extendieron la detención de Mursi por 30 días más. El exmandatario está detenido en una ubicación no revelada por acusaciones de asesinato y espionaje. Cientos de seguidores de los Hermanos Musulmanes marchaban el jueves (15.08.2013) en Alejandría, la segunda mayor ciudad del país, para protestar por la violencia. "Volveremos por el bien de nuestros mártires", cantaban los manifestantes. Muchos sostenían fotos de su líder, Mursi.

Reacciones diversas

El papa Francisco rezó hoy por la paz, el diálogo y la reconciliación en Egipto y en todo el mundo. Antes del rezo del Angelus en Castel Gandolfo, Francisco se refirió a ola de violencia que está asolando al país y habló de "noticias tristes " que llegan de allí. Por ello rezó por todas las víctimas, sus familiares, los heridos y quienes sufren, dijo ante los fieles.

Tras la jornada de violencia, Egipto afronta un nuevo período de incertidumbre y tensión.

Tras la jornada de violencia, Egipto afronta un nuevo período de incertidumbre y tensión.

General Motors dijo el jueves que había interrumpido la producción en su planta de ensamblado en las afueras de El Cairo y que cerró su oficina en Egipto tras los enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y simpatizantes del presidente depuesto Mohamed Mursi. La mayor petrolera europea, Royal Dutch/Shell, por su parte, decidió cerrar sus oficinas en Egipto durante los próximos días y limitó los viajes de negocios a la zona.

Condena internacional

Estados Unidos, la Unión Europea y Naciones Unidas condenaron la violencia y pidieron que se levantara el estado de emergencia y que se alcance una solución a la crisis que incluya a todas las partes. El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, calificó la situación de "deplorable", una palabra que raramente usan los diplomáticos de Estados Unidos, e instó a las partes a buscar una solución política. Un funcionario de Estados Unidos dijo a Reuters que Washington estaba considerando cancelar ejercicios militares conjuntos con Egipto que iban a tener lugar este año, tras el último episodio de violencia, en lo que sería un desaire directo a las fuerzas armadas egipcias.

En Ankara, el primer ministro turco, Tayyip Erdogan, pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que se reúna inmediatamente y actúe después de lo que describió como una "masacre" en Egipto. "Estoy llamando a los países occidentales. Permanecieron en silencio en Gaza, permanecieron en silencio en Siria (...) Siguen callados sobre Egipto. Entonces, ¿cómo hablan de democracia, libertad, valores globales y derechos humanos?", dijo en una conferencia de prensa. Pero los Emiratos Árabes Unidos, uno de varios países del Golfo Árabe inquietos por la victoria de Mursi en las elecciones de 2012, expresó su apoyo a la represión, diciendo que el Gobierno egipcio había "ejercitado su máximo autocontrol".

El presidente francés, Francois Hollande, llamó hoy a Egipto a evitar por todos los medios el estallido de una guerra civil. El mandatario galo citó en horas de la mañana al embajador egipcio en Francia, Mohammed Mustafa Kamal, para expresarle su condena a la sangrienta represión de las protestas de islamistas.

MS (dpa/Reuters)

DW recomienda