1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

EE.UU. se encomienda a Jürgen Klinsmann

Duelo igualado en Salvador de Bahía. Bélgica y EE.UU. se enfrentan en el último encuentro de octavos de final. El combinado europeo buscará el pase a cuartos ante una selección norteamericana muy a tener en cuenta.

"No hay que conformarse. Nadie puede asegurar que hemos alcanzado nuestro máximo". Con estas palabras, Jürgen Klinsmann invitaba ayer a sus jugadores y a toda la afición estadounidense a creer en las posibilidades de EE.UU. en este Mundial.

Siempre a la sombra de otros campeonatos mucho más populares como la NFL, la NHL o la NBA, la liga de fútbol estadounidense –MLS, por sus siglas e inglés- empieza a recibir el reconocimiento que se merece por parte del público norteamericano. Lejos quedan esos tiempos en los que, en el ocaso de sus carreras, los Eusebio, Pelé, Beckenbauer, Cruyff y compañía firmaban contratos millonarios para retirarse en la liga norteamericana.

Las cosas han cambiado en EE.UU. El fútbol mueve masas en el país y su selección firma buenas actuaciones en todos los campeonatos en los que participa. Esta noche ante Bélgica, Klinsmann y los suyos tienen la oportunidad de alcanzar los cuartos de final por tercera vez en su historia –jugaron el 3er y 4º puesto en 1930, y cayeron ante Alemania en 2002-.

Puesto que el entrenador germano no sabrá hasta el último momento si podrá contar o no con el delantero Jozey Altidore, lesionado en el debut ante Ghana, seguirá con el esquema que planteó ante Portugal y Alemania. Con una línea de cuatro defensas y cinco volantes por delante, el hombre de referencia en punta se llama Clint Dempsey. El veterano delantero -31 años- del Seattle Sounders FC ya lleva dos goles en este mundial y será el jugador al que se encomiende Klinsmann de cara al gol.

FIFA Fußball WM 2014 Algerien Belgien

Bélgica lleva sin pasar de octavos desde México 1986.

Su rival de esta noche, la selección belga entrenada por Marc Wilmots, se presenta como un rival difícil y con mayor calidad en todas sus líneas. Clasificada como primera de grupo con 9 puntos en su casillero y un balance de cuatro goles a favor y uno en contra, Bélgica tratará de pasar a cuartos por la vía rápida. Debido a la calidad que atesoran sus jugadores, la selección europea llegó a Brasil con el cartel de favorita después de haber completado una fase de clasificación espectacular.

A pesar de haber ganado todos los partidos de la primera fase, el juego de Bélgica no acaba de convencer. "Soy un realista. No estoy para complacer a la gente en las tribunas", aseguró ayer Wilmots, cansado de las críticas hacia el juego desplegado por su selección. La pareja de centrales Vermaelen-Kompany será duda hasta el último momento. Arriba, Bélgica volverá a confiar en la calidad de Witsel, Hazard y Mertens, y en el acierto de cara el gol de Fellaini o del delantero que le acompañe, Lukaku u Origi.

La clave: EE.UU. planteará un partido físico y defensivo, y Bélgica dispondrá de mayor posesión de balón. Hasta ahora los belgas han resuelto sus partidos en los últimos diez minutos. Veremos si hoy les basta con apretar al final.

DW recomienda