EE. UU. y el principio R2P | El Mundo | DW | 16.09.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

EE. UU. y el principio R2P

El asesinato de un cooperante británico es el ejemplo más reciente de los crímenes del EI. La situación en Irak estaría enmarcada dentro de la Responsabilidad de Proteger (R2P) de la ONU, EE. UU. no está de acuerdo.

El caso es claro: ejecuciones sumarias, persecución de grupos religiosos que no se ajustan a las normas radicales de la organización terrorista Estado Islámico (EI), esclavitud y violencia sexual. Esa lista de atrocidades cometidas por el EI en Irak es tan larga y está tan ampliamente documentada que el secretario general de Naciones Unidas concluyó el mes pasado que bien podrían caratularse de “crímenes de guerra” y “crímenes contra la humanidad”.

Lo que también queda claro es que lo que está sucediendo en Irak se adecua perfectamente a un escenario en el que debería entrar en aplicación la Responsabilidad de Proteger (Responsability to Protect, o R2P). El principio de R2P se basa en tres columnas: la primera, que los países deben proteger a sus ciudadanos. La segunda, que la comunidad internacional tiene la responsabilidad de asistir a un gobierno que necesita proteger a sus ciudadanos. La tercera, que se debe proveer de protección a los ciudadanos cuando un gobierno falla en hacerlo y no ha pedido ayuda.

Irak, un caso claro

Barack Obama, ¿en contra de la R2P en Irak?

Barack Obama, ¿en contra de la R2P en Irak?

“En el caso de Irak estamos claramente ante el segundo principio, en el que el gobierno de ese país está pidiendo ayuda externa para luchar contra el EI”, explicó a Deutsche Welle Michael Doyle, exsecretario general asistente de la ONU, ahora profesor de Política Exterior y Leyes en la Universidad de Columbia, EE. UU. “Es decir, que es un caso bien claro, en mi opinión.”

El argumento a favor de la R2P en Irak es, ciertamente, mucho más fácil de defender que, por ejemplo, en Libia, donde una intervención dirigida por la OTAN a través de una resolución de la ONU referida específicamente a la R2P protegió en 2011 a la población civil de la violencia del régimen de Gadafi, que rechazaba todo tipo de intromisión extranjera.

Dado que la R2P está enmarcada dentro de la ley internacional, y que el gobierno de Barack Obama, especialmente su actual embajadora en la ONU, Samantha Power, así como la asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice, se opusieron al principio fuertemente a la R2P, es curioso ver cómo ahora no emiten opinión alguna al respecto. Entonces, ¿por qué el gobierno de Obama no invoca el principio R2P en Irak? Simplemente porque no está obligado a hacerlo, sería la respuesta.

No es necesario un mandato de la ONU

Si Irak pusiera en práctica su responsabilidad de proteger a sus ciudadanos solicitando a EE. UU. y a otros países a asistirlo en el combate al EI y a proteger a su población, “eso no requeriría una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU”, dijo a DW David Scheffer, quien fuera el primer embajador especial de EE. UU. para crímenes de guerra, y ahora ocupa el cargo de director del Centro Internacional de Derechos Humanos de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

Dado que ni siquiera se necesita una votación por parte de la ONU, se podría argumentar que eso facilita aún más que el gobierno de Obama invoque el concepto de R2P como base de derecho internacional para su operativo contra el EI en Irak. Sin embargo, aplicar la R2P sin la necesidad de voto podría causar malestar en el Consejo de Seguridad de la ONU, particularmente debido a las críticas sobre su aplicación en Libia-Moscú.

“No me sorprendería si los resquemores que aún existen por la intervención en Libia impidiesen avanzar actualmente en la aplicación de la R2P como justificación para una intervención en Irak contra el EI”, señaló Christopher Chivvis, politólogo del equipo de asesores Rand Corporation.

Mientras los expertos respaldan la decisión de Obama de enfrentarse al EI y de formar una coalición internacional para combatir a dicha organización terrorista, sin siquiera tener la necesidad de invocar la R2P, Scheffer y Doyle, empero, preferirían que Obama se ajustara aún a ese concepto.

“Pienso que eso ayudaría a fortalecer la colaboración para todo lo que sea necesario para derrotar al EI”, dice Scheffer. Doyle, por su parte, afirma que “soy partidario de la R2P y preferiría que el gobierno de EE. UU. anunciara que las acciones que llevará a cabo están en total concordancia con la R2P y se basan en sus principios”.