1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

EE. UU.: indicios de crímenes de guerra

Este lunes (14.11.2016), el Tribunal Penal Internacional informó que había “una base razonable” para creer que miembros de la CIA y del Ejército de EE. UU. habían cometido crímenes de guerra entre 2003 y 2004, y en 2014.

Niederlande Timbuktu Gerichtsprozess gegen Al Mahdi Anklägerin Fatou Bensouda (picture-alliance/AP Photo/B. Czerwinski)

La fiscal en jefe del Tribunal Penal Internacional, Fatou Bensouda.

En un informe hecho público este lunes (14.11.2016) por el Tribunal Penal Internacional (TPI), , sostiene que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y las fuerzas armadas de Estados Unidos recurrieron a "torturas, tratamiento cruel, ultrajes a la dignidad humana y violación” cuando interrogaron a detenidos en Afganistán y otros países. En el documento se alega que gran parte de esos delitos, considerados crímenes de guerra, tuvieron lugar entre 2003 y 2004. Otros se registraron en 2014.

La corte con sede en La Haya, Países Bajos, subrayó que existe "una base razonable” para creer que miembros de la CIA y de las unidades militares estadounidenses sometieron a abusos a 61 y a 27 personas, respectivamente. A esos crímenes de guerra se suman los cometidos por las fuerzas del Estado afgano, las milicias talibanas y grupos afiliados a éstas desde 2001, cuando comenzó la invasión estadounidense del país asiático. Se estima que los talibanes y sus aliados mataron a cerca de 17.000 civiles entre 2007 y 2015.

Esta es la primera vez que Bensouda enfatizó las imputaciones existentes contra militares y agentes secretos estadounidenses. La institución aún no ha solicitado autorización para la apertura de una investigación exhaustiva de los casos reportados en Afganistán. Hacerlo la pondrá frente a un gran desafío. Y es que Estados Unidos no está entre los 120 países que han ido reconociendo la autoridad de esta corte progresivamente desde su creación en 2002; a Washington le falta ratificar su instrumento fundacional, el Estatuto de Roma.

El expresidente Bill Clinton suscribió ese documento, pero su sucesor, George W. Bush, retiró la rúbrica, argumentando que tenía motivos para temerle a un tratamiento injusto de los militares estadounidenses. No obstante, ciudadanos estadounidenses pueden ser enjuiciados en La Haya si se les acusa de crímenes de guerra cometidos en un país asociado a la corte –como lo es Afganistán– y no son procesados en tribunales estadounidenses. Comprobar estos aspectos es necesarios para decidir si se abre una investigación exhaustiva.

El TPI es la primera corte permanente con capacidad para castigar a los responsables de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidios; pero es poco probable que Estados Unidos colabore con una investigación que pone en la mira, no solamente a sus soldados, sino a toda una cadena de mando. En el informe del TPI se dice que "los abusos no fueron llevados a cabo por unos cuantos individuos aislados. Hay indicios de que se cometieron como parte de técnicas de interrogación aprobadas”.

El reporte agrega que "la información disponible sugiere que las víctimas fueron sometidas a violencia física y psicológica, y se presume que los crímenes fueron perpetrados con particular crueldad, de tal forma que ultrajaron la dignidad humana básica de las víctimas”. Hasta ahora, el TPI sólo se ha ocupado de crímenes de guerra perpetrados en África.

ERC ( dpa / AP / AFP )

DW recomienda