1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

EE. UU.: Gobierno pide pena capital para Roof

El Gobierno de EE. UU. pedirá la pena capital para Dylann Roof, acusado de matar a tiros a nueve feligreses de una histórica iglesia de la comunidad afroamericana en Charleston, cediendo a impulsos racistas.

El Gobierno de Estados Unidos anunció este martes (24.5.2016) que pedirá la pena de muerte en el juicio contra Dylann Roof, acusado de matar a tiros a nueve feligreses de una histórica iglesia de la comunidad afroamericana en Charleston, Carolina del Sur, cediendo a sus impulsos racistas. “La naturaleza del supuesto delito y el daño resultante nos obligan a tomar esta decisión”, dijo la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, la primera mujer negra al frente del Departamento de Justicia.

Aunque el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha mostrado reticente a la aplicación en algunos casos de la pena de muerte, en esta ocasión el Gobierno ha decidido pedir este castigo después de revisar “rigurosamente” los hechos relevantes y los supuestos legales, según Lynch. En 2015, el Gobierno de Estados Unidos también pidió con éxito la pena capital para Dzhokhar Tsarnaev, coautor confeso de los atentados de la maratón de Boston de 2013, donde murieron tres personas y resultaron heridas otras 264.

En julio del año pasado, la procuradora presentó contra Roof 33 cargos federales y le acusó de crímenes de odio al considerar que el acusado actuó movido por el racismo cuando abrió fuego contra un grupo de personas que leía textos sagrados en la histórica Iglesia Africana Metodista Episcopal (AME) de Charleston. Seis mujeres y tres hombres, entre ellos el pastor de la iglesia y senador estatal Clementa Pinckney, murieron en el tiroteo y, según el relato de uno de los tres supervivientes, Roof justificó su acción diciendo que los negros se están “apoderando” de Estados Unidos.

El Gobierno federal decidió presentar cargos por crímenes de odio porque el estado de Carolina del Sur, donde se perpetró la masacre, no contempla en su legislación este tipo de delitos. En Carolina del Sur, Roof, de 22 años, tendrá que responder a nueve cargos por asesinato, tres de intento de asesinato y otro por portar armas, delitos que también podrían valerle la pena capital. Los testimonios de familiares, amigos y conocidos pintan a Roof, con varios arrestos a sus espaldas por delitos menores, como un joven tímido, solitario, antisocial en los últimos tiempos y de carácter racista.

Al parecer, Roof comparte una visión del mundo similar a la de los grupos de supremacistas blancos de Carolina del Sur, estado que en julio decidió retirar la bandera confederada de su Capitolio tras más de medio siglo ondeando en honor de los estados del sur que defendían la esclavitud en la Guerra de Secesión contra los del norte. En una foto tomada de su perfil de Facebook y difundida tras la masacre, Roof aparece vestido con una chaqueta en la que está cosida una bandera del sistema de segregación racial sudafricano del apartheid y otra de Rodesia, antigua colonia británica que estuvo gobernada por la minoría blanca hasta convertirse en el actual Zimbabue, en 1980.

El tiroteo de Charleston atizó el debate sobre la prevalencia y los efectos del racismo en Estados Unidos, muy presente en el último año y medio a raíz de varios casos de hombres, jóvenes y niños negros desarmados muertos a manos de policías blancos.

ERC ( EFE / dpa )

DW recomienda