1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

EE. UU.: conversaciones con Irán podrían continuar tras plazo fijado

Las negociaciones sobre el programa nuclear iraní siguen sin resultado, pero sin descartarse. En medio de tensiones, el canciller ruso optó por un descanso y Estados Unidos evalúa incluso negociar tras el plazo fijado.

"Creo que hay aún posibilidad de un entendimiento político. Yo diría que probablemente hay un 50-50 (de posibilidades de acuerdo)", aseguró la portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Marie Harf. El plazo para un acuerdo marco, que finaliza este martes 31 de marzo a la medianoche, debe "significar algo", dijo. Sin embargo, Estados Unidos contempla la posibilidad de continuar las conversaciones sobre el programa nuclear iraní más allá de esa fecha, añadió Harf: "Si no llegamos a un acuerdo para mañana a la noche, evaluaremos cómo avanzar y veremos dónde estamos parados. Y luego tomaremos las decisiones".

De acuerdo con los círculos cercanos a las negociaciones, hay acercamientos en varias cuestiones técnicas, pero sigue habiendo controversias políticas, al punto que el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, abandonó este lunes las negociaciones en Lausana y solo volverá el martes si hay opciones realistas de acuerdo, anunció una portavoz de su ministerio.

El ministro del Exterior alemán, Frank-Walter Steinmeier, aseguró que las negociaciones se encuentran en una fase crítica.

El ministro del Exterior alemán, Frank-Walter Steinmeier, aseguró que las negociaciones se encuentran en una fase crítica.

Desacuerdos políticos

Los cinco países con poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Rusia, China, Francia y Reino Unido), más Alemania, negocian en Suiza con Irán un acuerdo marco para limitar su programa nuclear y acabar así con un conflicto de 12 años. El grupo 5+1 quiere impedir que Teherán pueda desarrollar armas atómicas y el país persa aspira a que se levanten las sanciones económicas en su contra. Un acuerdo sería un pilar importante para lograr una mayor estabilidad en Cercano Oriente. Las negociaciones avanzaron en los últimos meses pero hay aún cuestiones sensibles que impiden un acuerdo. Este martes debería concluir el pacto general y hasta finales de junio uno que contenga todos los detalles técnicos.

Teherán quiere que las sanciones sean levantadas de inmediato una vez que se logre el acercamiento. "Esto es muy importante para nosotros por razones políticas y legales", dijo el viceministro de Exteriores iraní, Abbas Araqchi. En cambio, los cinco países con derecho de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania quieren mantenerlas por el mayor tiempo posible para garantizar que Irán no pueda desarrollar armas atómicas, proyecto que siempre ha negado el gobierno persa. El ministro del Exterior alemán, Frank-Walter Steinmeier, aseguró que las negociaciones se encuentran en una fase crítica. Según dijo, el punto de conflicto es cómo seguirá actuando Irán. "No podemos permitir que después de diez años haya un desarrollo explosivo sino que debemos prestar atención a que Irán siga excluido de forma verificable y duradera del acceso a las armas atómicas", dijo.

Algunos de los puntos de conflicto político son el periodo de validez del acuerdo y la pregunta acerca de cuánto deberían ser controladas en el futuro las actividades atómicas de Irán, lo que para Teherán implica también una cuestión de orgullo nacional. Otro punto de conflicto es cuán rápido se deben levantar las sanciones en caso de acuerdo. Teherán pide que los alivios a nivel sanciones sean rápidos y abarcativos. De todas las sanciones, Occidente quiere mantener vigentes sobre todo las restricciones de la ONU por el mayor tiempo posible ya que éstas limitan la transferencia de tecnología nuclear a Irán. Otras sanciones se refieren a las exportaciones de petróleo y las cuentas iraníes en el extranjero.

Los críticos y el precio del petróleo

El precio del petróleo cedió este lunes con las negociaciones nucleares de trasfondo. Un barril (159 litros) del tipo Brent costaba 55,99 dólares, un 42 por ciento menos que la semana anterior. En caso de un fin de las sanciones occidentales, la sobreoferta podría volver a aumentar en el mercado mundial, ya que en ese caso Irán, miembro de la Organización para la Exportación de Petróleo (OPEP) podría volver a exportar petróleo sin problemas.

Las negociaciones son vistas de forma crítica tanto por los republicanos del Congreso estadounidense así como por los aliados de Estados Unidos en el Golfo, sobre todo Arabia Saudí. Uno de sus principales opositores es el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que cree que un acuerdo sería "un premio a la agresividad de Irán". En cambio, para Irán y Estados Unidos, que llevan 35 años enemistados, un acuerdo sería un paso histórico.

RML (dpa, efe)

DW recomienda