1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Economías europeas bajo presión

Mientras las propuestas del presidente francés para paliar el impacto del alza de los combustibles levantan críticas en la prensa gala, la economía también da pie a comentarios en otros países europeos.

default

El alza de los combustible agobia al mundo.

La Tribune, de París: “Los políticos europeos lucen bastante inermes ante la explosión de los precios del crudo. El problema no es patrimonio exclusivo del gobierno francés; también el español, el británico y el alemán se ven confrontados con una ola de protestas. Aún así, nos dejan perplejos las soluciones propuestas por el presidente francés (entre otras, una limitación del impuesto al valor agregado de los combustibles), al igual que las propuestas de la izquierda. Podemos entender que el alza de los precios de la gasolina, el Diesel y el gasóleo pongan grandes dificultades a muchas industrias y también a gran parte de la población. Pero la respuesta no puede ser una política que empeore aún más el desastre”.

El alza del diesel

Les Echos, de París: “Si el Estado rebaja los impuestos a determinados productos, aumenta el consumo de éstos, lo que finalmente conduce a mayores precios. Eso es precisamente lo que está sucediendo con el Diesel, que hoy resulta casi tan caro como la gasolina. Desde hace décadas, en Francia se aplican al Diesel impuestos menores que a la gasolina, con el fin de apoyar a los fabricantes nacionales de automóviles. También otros países europeos apostaron por el Diesel. (...) Ahora, su precio sube con mayor rapidez aún, dado que la mayor parte de las refinerías se habían adecuado a la producción de gasolina. El mercado ha pasado la cuenta. Pero esto no es un dictado del destino. La esfera política debe dejar de pensar que basta con cambiar las reglas para influir en la economía”.

Los éxitos de la economía alemana

Financial Times, (en su edición alemana) de Hamburgo: “Quien escuche el diario lamento sobre el desplome de la clase media y la creciente pobreza en Alemania, quizá no se haya enterado muy bien: la economía alemana superó todas las expectativas en los primeros meses de este año. Además de los positivos indicadores del crecimiento general, también muchos grandes empresarios refutan a los pesimistas. Eso no significa, en modo alguno, que todas las preocupaciones coyunturales sean injustificadas, ni que los empresarios alemanes vivan en un universo paralelo, en el que nada les puede hacer daño. Pero indica claramente cuánta fuerza han ganado últimamente. Las reestructuraciones, en parte extremadamente dolorosas, y algunas de las reformas políticas complementarias, están dando fruto. Después de la prolongada fase de frustración, con rebajas salariales, eliminación de puestos de trabajo y programas de saneamiento, también se debería hablar sobre estos éxitos.”

Malos presagios Neue Zürcher Zeitung, de Zúrich: Las economías pequeñas y medianas de Europa se mantienen, en términos generales, mejor que las de los países grandes pero, si se quiere dar crédito a lo que presagian los indicadores, lo que se aproxima es más que una leve ralentización del crecimiento. Allí donde los gobiernos han hecho bien sus tareas, sobre todo en lo tocante al mercado laboral y a la política financiera, será más fácil mantener a raya las consecuencias con respecto al desempleo e incluso contrarrestar la pérdida de dinámica mediante rebajas tributarias. Al hacer un repaso de la lista de países, se constata sin embargo que apenas se dan casos en que ambos factores coincidan. La fase de crecimiento no se aprovechó para hacer suficientes reformas”.