1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Economía mundial: sólido crecimiento en 2008

Los economistas son optimistas para el 2008: no habrá un crecimiento extraordinario, pero tampoco se registrará la tan temida recesión.

default

Bolsa de Fráncfort: buenas perspectivas para el 2008.

Hace algunos años, los países emergentes eran los que, con sus crisis financieras y monetarias, preocupaban a la economía mundial. Ahora es EE. UU., con su crisis hipotecaria y crediticia el que da dolores de cabeza.

Tampoco en Europa la situación económica es hoy tan color de rosa como hace algunos meses. En Japón, el Banco Central cuenta con un “crecimiento moderado” también en los próximos meses, si bien también con una ralentización.

China Ölpreis PetroChina Tankstelle

Estación de gasolina en China: tampoco el aumento del precio del petróleo puede frenar a la economía.

Las economías de los países que antes preocupaban, sobre todo China, se hallan, por el contrario, en excelente estado y, según estiman los economistas, asegurarán que no sólo este año, sino también el próximo, la crisis estadounidense no deje mayores huellas en la economía mundial. No obstante, nadie duda que las cifras no van a ser tan brillantes como hasta ahora.

“Menos crecimiento en los EE. UU., un poco menos en Europa, fuerte crecimiento en los países emergentes… y tendremos en promedio un buen crecimiento económico a nivel mundial. Esa es nuestra hipótesis central para 2008”, dice Simon Johnson, economista jefe del Fondo Monetario Internacional.

Las locomotoras: los países emergentes

Deutschland Wirtschaft Deutsche Bank Fensterputzer

Edificio del Deutsche Bank en Fráncfort del Meno: pronósticos optimistas.

El Deutsche Bank pronostica un sólido crecimiento de la economía mundial del 4,6 por ciento para el 2008, luego del 5,2 por ciento en el 2007. Las locomotoras son Asia, con un 8,6 por ciento y los países emergentes de Europa y África, con un 6,2 por ciento. Para EE. UU., los expertos prevén un crecimiento del 2,2 por ciento y para la zona del euro, del 1,6 por ciento. La Comisión de la Unión Europea, por el contrario, cuenta con crecimiento del 2,2 por ciento para el 2008, luego del 2,6 por ciento en 2007.

“En 2008, mucho capital irá para Europa y los países emergentes”, agrega Johnson. En Japón, China y los países petroleros se registran grandes superávits de balanza de pagos. “Ése es capital que busca posibilidades de inversión y dará impulsos por bastante tiempo a la economía mundial. Por ello no creo en una recesión mundial a corto plazo”, resalta el economista.

Los economistas del Deutsche Bank estiman el riesgo de que se produzca una recesión global en aproximadamente un tercio (en su definición, ello significa un crecimiento menor al dos por ciento) y el de una ligera ralentización del crecimiento, en un 50 por ciento.

Pero no creen que la conjunción del alto precio del petróleo, condiciones más duras para la concesión de créditos y la debilidad en los mercados inmobiliarios lleve a una caída de la economía.

USA Deutschland Banken Immobilien Hypothekenkrise

Casas a la venta en EE. UU.: lo peor ya pasó.

Como argumentos dan que las correcciones en el mercado inmobiliario norteamericano ya están avanzadas. También parten de que los bancos centrales —como ya ha sucedido— continuarán ayudando a los mercados de capitales, poniendo a disposición dinero fresco y aplicando una política de intereses que amortigua los golpes y mantiene a la economía a flote.

Excelentes políticas de los bancos centrales

“Pienso que el Federal Reserve (Banco Central de EE. UU.) y el Banco Central Europeo han aplicado una excelente política desde el verano”, alaba Johnson, el economista jefe del FMI. Y agrega: “Fue difícil para los bancos centrales saber qué estaba pasando. Pero pusieron mucha liquidez a disposición sin desestabilizar todo el marco monetario.”

No obstante, Johnson ve también límites en lo que los bancos centrales pueden hacer en el futuro. “Creemos que existe aún una presión inflacionaria en los EE. UU. y en todo el mundo, lo que estrecha las posibilidades de acción de los bancos centrales”, resalta.

Una debilitación de la coyuntura económica, estrechos márgenes de acción para los bancos centrales y el hecho de que la reducción de intereses no tiene los mismos efectos positivos de antes porque el mercado monetario está algo bloqueado, todo ello “hace que 2008 puede ser un año algo difícil”, dice Johnson.

Para el profesor de Harvard Kenneth Rogof, la salud de la economía mundial depende de EE. UU. y estima que la muy discutida tesis de que los norteamericanos se desacoplan del resto del mundo es “completamente exagerada”.

“La economía estadounidense sigue conformando el 25 por ciento del producto bruto mundial”, concluye, “y si en los EE. UU. las cosas marchan mal, las consecuencias se sentirán en todo el mundo”.

DW recomienda