Economía alemana: pronóstico oficial cauteloso | Economía | DW | 25.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Economía alemana: pronóstico oficial cauteloso

La coyuntura regional e internacional no solo torpedea la postura alemana en la lucha contra la crisis de deuda europea, sino que podría incluso ralentizar el crecimiento económico alemán.

Economía alemana: pronóstico oficial cauteloso.

Economía alemana: pronóstico oficial cauteloso.

Primavera y otoño son las estaciones de los pronósticos económicos en Alemania. Este abril, el Gobierno y los institutos de investigación económica difieren y, como casi nunca, el pronóstico oficial parece ser el más cauteloso.

Las elecciones presidenciales en Francia y el colapso del Gobierno en Holanda muestran, una vez más, que la duda sobre las políticas europeas de austeridad crece también en los tradicionalmente reconocidos como países "fuertes" de la zona euro.

Discreto optimismo

El ministro de Economía alemán, Philipp Rösler, lo sabe. Es por eso que la proyección oficial de crecimiento que anunció este miércoles (25.04.2012) en Berlín fue discreta. "La economía alemana toma impulso. Salarios más altos, más ocupación y un crecimiento económico del 0,7 por ciento, todo ello muestra que a Alemania le va bien", aseguró. El pronóstico de crecimiento para 2013 es del 1,6 por ciento. Será un año más dinámico, pero los riesgos que provienen del contexto internacional siguen siendo altos: "Sobre todo, la crisis de deuda púlica europea sigue sin ser superada", insistió Rösler.

Alemania es el motor de crecimiento en Europa y su economía se ha recuperado nuevamente tras una "corta hibernación", afirmó el titular alemán de Economía. Pero este pronóstico oficial de un crecimiento del 0,7 por ciento se ha quedado por debajo de lo que preveé el resto de los expertos en el país. Los institutos líderes en la investigación económica en Alemania han previsto un crecimiento de la economía nacional de alrededor del 0,9 por ciento. Raro, pues habitualmente ocurre al revés: no son los investigadores sino el Gobierno quien suele mostrarse más optimista sobre el futuro económico del país.

La Asociación de Industriales Alemanas (BDI) anunció incluso una previsión de crecimiento de un punto porcentual. Hay motivos para "estar confiados en que el rendimiento económico alemán se animará visiblemente en la segunda mitad del año", ha dicho la BDI. El Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW) ha llegado a considerar que la economía ya ha tomado impulso ahora mismo, antes de que transcurra la mitad del año. El barómetro de coyuntura registró apenas un crecimiento del 0,1 por ciento en el primer trimestre de 2012, pero se espera que ya en el segundo trimestre la cifra se eleve en un 0,4 por ciento sobre el lapso anterior.

Especialmente optimista se muestra el Instituto de la Economía Alemana (IW), en su pronóstico de primavera: la economía alemana crecerá un 1,25 por ciento en 2012, prevén sus expertos. Casi un 40 por ciento de los empresarios en Alemania cuentan este año con un crecimiento de su producción, explican; apenas un 17 por ciento espera una reducción. Para el 2013, el IW cuenta incluso con un crecimiento del dos por ciento para la economía alemana.

También Alemania tiene que ajustarse el cinturón

Philipp Rösler, ministro de Economía.

Philipp Rösler, ministro de Economía.

El ministro Rösler, como sea, se mantuvo cauteloso. Los ciudadanos tienen derecho a que el Gobierno mantenga la discreción necesaria en sus pronósticos, justificó. "Confiamos en la fuerte economía que tenemos. Pero, aún así, es inteligente mantener la previsión del 0,7 por ciento" , insistió.

En este pronóstico de la coyuntura económica se basa el estimado de ingresos fiscales que se elaborará en mayo próximo. Sobre esta base, a su vez, el ministro de Finanzas y los titulares de esta cartera en los Länder o Estados federados alemanes podrán planear el gasto público. Un pronóstico reservado como el dado a conocer esta jornada en Berlín fuerza así al ahorro. Y "este 0,7 por ciento sólo se hará realidad si seguimos avanzando en Europa en el camino de la estabilidad", volvió a insistir Rösler.

Por eso, Alemania seguirá interesada en mantener el rumbo hacia la consolidación de los fondos de rescate FEEF y MEDE, del pacto fiscal "y de todas los demás temas asociados a ello"; así como en mantener "nuestro aporte, nuestra motivación y nuestras ayudas, para mejorar la competitividad de otros Estados europeos", agregó el ministro germano en Berlín.

Por ver está si el Gobierno alemán convencerá a sus propias filas y, por supuesto, a sus socios europeos con este llamado. El propio ministro, para empezar, no parecía muy seguro en su aparición de esta jornada ante la prensa.

Autora: Sabine Kinkartz (Berlin) / rml

Editora: Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda