1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía alemana

Economía alemana creció un sólido 1,5 por ciento en 2014

La Oficina Federal de Estadísticas alemana informó que la mayor economía europea logró un crecimiento económico del 1,5 por ciento en 2014, a pesar de las crisis económicas y políticas que afectaron a Europa.

Alemania creció un 1,5 por ciento en 2014, el mejor dato en tres años, gracias a la fuerza de la demanda interna y pese a las tensiones internacionales, según la primera estimación publicada este jueves (15.1.2015) por la Oficina Federal de Estadísticas.

La mayor economía europea había logrado un reducido crecimiento del 0,1 por ciento en 2013 después del 0,4 por ciento 2012. Los datos provisionales de 2014 son también mejores de los esperados por el gobierno, que contaba con un crecimiento del 1,2 por ciento.

"La economía alemana logró, por lo visto, afirmarse en un entorno económico mundial difícil y beneficiarse sobre todo de una fuerte demanda interna", resumió el director de la oficina estadística, Roderich Egeler, al presentar los datos en Berlín.

Además del consumo, contribuyeron también al crecimiento la buena marcha de las exportaciones y las inversiones.

Según las cifras oficiales publicadas en las últimas fechas, la tasa de desempleo alemana está en valores mínimos desde el final de la II Guerra Mundial y la población con empleo ha superado los 42 millones, su récord desde la reunificación del país.

Mejoría a pesar de las crisis

A pesar del estancamiento de la eurozona y de las repercusiones de la crisis de Ucrania, la economía alemana creció de forma clara en 2014, aunque menos de lo esperado a principios de año.

Alemania inició 2014 con un fuerte crecimiento del 0,8 por ciento en el primer trimestre antes de contraerse un 0,1 por ciento en el segundo, en parte por el efecto de las tensiones con Rusia en Ucrania y la situación en Irak y Siria.

En el tercer trimestre esquivó por poco la recesión con un crecimiento del 0,1 por ciento e inició una recuperación que continuó en los últimos tres meses del año.

La buena marcha de la economía contribuyó también a que las cuentas alemanas volvieran a cerrar el año con un superávit. En 2014 se situó en el 0,4 por ciento del producto interno bruto (PIB), después de alcanzar un 0,1 por ciento los dos años anteriores.

De esta forma, Alemania es, junto con España, uno de los principales motores del crecimiento en la eurozona, si bien aún sigue siendo afectada por la crisis de endeudamiento.

SZ/ CP (dpa/efe)