1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Economía alemana: buenas palabras, malos datos

Alemania se enfrenta a datos que vaticinan negros días. Reducción del crecimiento, indicadores económicos malos. Al mismo tiempo, la canciller Merkel aseveraba ante el Bundestag que “Alemania está fuerte y sana".

default

La canciller federal, Angela Merkel, y el ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, antes de presentar el paquete anticrisis

En su alocución ante el Bundestag, el Parlamento Alemán, la canciller alemana Angela Merkel defendió el segundo paquete económico de su Gobierno de coalición calificándolo de “un impulso de modernización” para el país. Su lema es, a todas luces, que Alemania saldrá fortalecida de esta dura etapa por la que atraviesa el mundo entero; tanto el gobierno federal como los Estados federados trabajarán hombro con hombro para asegurar los puestos de trabajo, para tomar las medidas estabilizadoras necesarias en 2009, para procurarle impulsos al producto interno bruto en un lapso de dos años.

“Tenemos ante nosotros un año difícil”, aseveraba la canciller de la coalición mientras arengaba al optimismo. Al mismo tiempo, datos económicos nada alegres coincidían en los medios alemanes.

Reducción en el crecimiento

Por un lado el informe de la Oficina Federal de Estadísticas se hacía público en Fráncfort del Meno. El crecimiento de la economía alemana se vio debilitado el año anterior debido a la crisis financiera mundial; aumentó sólo un 1,3% en relación al año anterior. Éste ha sido el crecimiento más bajo desde el año 2004 (1,2%). En 2007 la economía alemana creció en un 2,5%; en 2006 el crecimiento había alcanzado un 3,0%.

Peor aún es el pronóstico para 2009: los expertos de la Oficina de Estadísticas cuentan con un retroceso del PIB, lo cual significaría una recesión a lo largo de todo el año. Además, el paquete de medidas aprobado disparará el endeudamiento del fisco, con lo cual el déficit presupuestario superará el 4% del PIB en 2010. El Pacto de Estabilidad de Unión Europea será, inevitablemente, incumplido. Esto fue anunciado ya por el propio ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrück, en una entrevista concedida al diario Süddeutsche Zeitung.

A esta perspectiva económica nada halagüeña para Alemania, se suma el pronóstico de crecimiento para la zona euro, publicado en París por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico: con una recesión clara en los primeros seis meses, para el año en curso la organización cuenta con un decrecimiento del 0,6.

Aprietos por todos lados: ¡Siga leyendo!