1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Duterte quiere reimplantar la pena de muerte en Filipinas

"Si no se le tiene miedo a la ley, no sirve de nada", dijo el recién elegido presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte. Además prefiere la horca a la inyección letal, porque creará más temor entre los delincuentes.

Philippinen Präsidentschaftskandidat Rodrigo Duterte

Rodrigo Duterte, virtual ganador de elecciones presidenciales en Filipinas.

El presidente electo de Filipinas, Rodrigo Duterte, afirmó que quiere volver a implantar la pena de muerte en el país, abolida en 2006 por la expresidenta Gloria Macapagal Arroyo, informan hoy (16.05.2016) medios locales. "Lo que haré es instar al Congreso a que restaure la pena de muerte por ahorcamiento", dijo anoche Duterte en su primera rueda de prensa tras su victoria en los comicios generales del pasado 9 de mayo, indica la emisora CNN Filipinas.

Duterte, que será investido el próximo 30 de junio, quiere imponer la pena capital sobre personas que cometan crímenes relacionados con drogas ilegales, violaciones o robos de vehículos en los que el propietario sea asesinado. El presidente electo filipino precisó que la ejecución de la pena de muerte sería a través del ahorcamiento y no de la inyección letal -considerado un método más humanitario- porque la horca creará más temor entre los delincuentes.

"Si no se le tiene miedo a la ley, no sirve de nada", dijo durante la rueda de prensa.

Duterte defendió que el ahorcamiento es el método de ejecución menos doloroso. "Con el ahorcamiento, una vez que se parte la espina dorsal, ya está. Es como apagar una luz", agregó.

“Disparen a matar”

El presidente filipino entrante también instó anoche a la Policía del país a entregar una lista de todos los traficantes de drogas y demás criminales que están siendo buscados por la ley, los cuales serán perseguidos. "Les he dicho (a los policías) que, si os resistís a ser arrestados, mis órdenes son que disparen a matar", dijo Duterte dirigiéndose a los delincuentes.

Duterte recibió críticas durante la campaña por defender la ejecución de drogadictos o ladrones para reducir las tasas de delincuencia. Grupos de defensa de los derechos humanos le acusan de apoyar a un grupo de sicarios que sería responsable de la muerte de unos mil supuestos criminales en Davao, ciudad de la que ha sido alcalde durante 22 años.

Una semana después de la celebración de las elecciones generales, la Comisión Electoral aun no ha finalizado el escrutinio de los votos, que hasta el momento alcanza el 96,14 por ciento de los distritos electorales. Sin embargo, y a falta de una proclamación oficial, Duterte es el claro ganador al haber logrado casi 16 millones de votos, 6 millones más que su inmediato seguidor, el ministro de Interior saliente Mar Roxas.

Philippinen Taguig City Militär Parade Soldaten

Duterte: "Les he dicho que, si os resistís a ser arrestados, mis órdenes son que disparen a matar"

Nueva ejecución

Mientras, el grupo islamista filipino Abu Sayyaf, defensor del yihadista Estado Islámico (EI), ha divulgado un vídeo en el que amenaza con matar al rehén canadiense o al noruego que capturó en 2015 si no recibe el rescate antes del 13 de junio, informa hoy el grupo especializado en terrorismo islámico SITE.

"Apelo a mi Gobierno y al de Filipinas, como hice antes, para que me ayuden", dice el canadiense Robert Hall en la grabación difundida por el portal de SITE.

Abu Sayyaf exige 600 millones de pesos (unos 12,6 millones de dólares) por liberar a Hall y el noruego Kjartan Sekkingstad, quienes aparecen en el vídeo vestidos camiseta naranja y con hombres armados detrás. Ambos son compañeros del canadiense John Ridsdel, a quien Abu Sayyaf decapitó el 25 de abril último tras vencer el plazo que dieron para recibir el dinero del rescate.

El Gobierno de Filipinas y el de Canadá han afirmado públicamente que no negocian con terroristas y han condenado enérgicamente el asesinato de Ridsdel.

JC (EFE, dpa)




DW recomienda