1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Duras críticas a Indonesia por ejecuciones de narcotraficantes

Australia, Nigeria y Brasil, así como Naciones Unidas y organizaciones internacionales de derechos humanos criticaron duramente a Indonesia por haber ejecutado a ocho personas condenadas a muerte por tráfico de drogas.

Australia retiró este miércoles (29.04.2015) a su embajador en Yakarta en señal de protesta por la "cruel e innecesaria ejecución" de dos connacionales, Andrew Chan y Myuran Sukumaran, a favor de quienes los líderes australianos habían presentado reiteradas peticiones de clemencia.

"Respetamos la soberanía de Indonesia, pero lamentamos lo que ha pasado", dijo el primer ministro australiano, Tony Abbott. Se prevé que el embajador en Yakarta, Paul Grigson, regrese el viernes a Australia junto con los familiares de Chan y Sukumaran y acompañando los dos cadáveres.

Duras críticas por ejecución

Los ministerios de Relaciones Exteriores de Nigeria y Brasil también emitieron declaraciones de condena a la ejecución de sus connacionales. La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos afirmó que es incomprensible que Indonesia haya negado clemencia cuando este país la solicitaba en el pasado para sus propios ciudadanos condenados a muerte en el extranjero.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Indonesia dijo que "no le preocupan demasiado" las medidas adoptadas por Australia en respuesta a las ejecuciones. Amnistía International condenó las ejecuciones calificándolas de "totalmente censurables" e instó a Indonesia a desistir de cualquier plan para llevar a cabo más ejecuciones.

Filipina fue indultada

Los ocho condenados a muerte rechazaron que les vendaran los ojos delante del pelotón de fusilamiento en las primeras horas de este miércoles en la isla-prisión de Nusakambangan, según reportes de la prensa.

Aparte de Chan y Sukumaran fueron ejecutados cuatro nigerianos, un indonesio y un brasileño, cuya familia asegura que estaba mentalmente enfermo. Una octava persona condenada a muerte, una filipina madre de dos hijos, fue indultada de último minuto, ante la aparición de indicios de que pudo haber caído en una trampa para transportar drogas.

VC (dpa, efe)