1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Dramático fin de un multimillonario alemán

Acosado por la crisis financiera y especulaciones fallidas, el multimillonario alemán Adolf Merckle se quitó la vida.

default

Adolf Merckle

Merckle, de 74 años, fue arrollado el lunes por la noche por un tren cerca de su vivienda, en Blaubeuren, en el sur de Alemania. Las autoridades excluyen la posibilidad de una culpa de terceros, ya que Merckle dejó una carta de despedida.


La Policía constató el lunes la muerte de un hombre en las vías, pero sin proporcionar datos acerca de su identidad. Hoy (06.01.09), la familia del fallecido y una portavoz de su empresa de participaciones VEM confirmaron la muerte del empresario.


En una declaración pública, la familia comunicó que: "la situación económicamente crítica de sus empresas y las consecuentes inseguridades durante las últimas semanas, así como la impotencia, al sentir que ya nada podía hacer, quebraron al apasionado empresario, que terminó con su vida".


Merckle era uno de los alemanes más ricos. En la más reciente lista Forbes ocupaba el cuarto lugar entre los más adinerados, detrás de los hermanos Aldi (cadena comercial) y Michael Otto (ventas por correo). Su patrimonio figura en la lista con 12.800 millones de dólares (datos a marzo de 2008).


Especulaciones con acciones de VW


El abogado y empresario había incurrido en riesgosas especulaciones para ampliar su grupo empresarial, que había desarrollado con operaciones financieras en parte muy osadas. Últimamente, Merckle tenía grandes dificultades de liquidez por fallidas especulaciones con acciones de Volkswagen, con las que perdió mil millones de euros, según círculos financieros.


Merckle había heredado de su padre en 1967 los laboratorios del mismo nombre, con 80 empleados y una facturación de 4 millones de marcos alemanes por año. Poco después comenzó a expandir la empresa, transformándola en un grupo económico mundial. En 1974 fundó los laboratorios Ratiopharm, que producen medicamentos genéricos; en 1994, la distribuidora de medicamentos Phoenix.


Su imperio empresarial abarcaba al final, aparte de numerosas participaciones, también el control del grupo Heidelberger Cement y el fabricante de vehículos oruga Kässbohrer. En 1994 compró la finca Gut Hohen Luckow, cerca de Rostock, en el norte de Alemania, con 800 hectáreas de tierras. Al castillo de la finca, que Merckle había restaurado sin reparar en costos, fueron invitados los participantes en la cumbre del G-8 de Heiligendamm, en junio de 2007.


Acentuada escora financiera


Como consecuencia de la escora financiera del grupo VEM, en el que Merckle había centralizado sus participaciones, la empresa Ratiopharm no parecía tener otra salida que una venta forzada. También Heidelberg Cement tiene grandes deudas, luego de haber comprado a la competidora británica Hanson por varios miles de millones de euros.


Los acreedores de Merckle le exigían capital fresco. En los últimos días, el empresario había acordado con los 30 bancos a los que debía dinero una moratoria de pagos hasta marzo. También las negociaciones para una reestructuración de la deuda y un crédito de transición se hallaban avanzadas. Aparentemente era sólo cuestión de días. Pero esos días le faltaron a Adolf Merckle, que optó por poner fin a su vida.

DW recomienda