Dos sicarios confiesan haber asesinado a parte de los estudiantes desaparecidos en México | América Latina | DW | 06.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Dos sicarios confiesan haber asesinado a parte de los estudiantes desaparecidos en México

Dicen que, con ayuda de agentes de policía corruptos, secuestraron y mataron a 17 de los 43 jóvenes desaparecidos en Iguala. Las autoridades esperan a la identificación de los cuerpos.

Inaki Blanco Mexiko Studenten Pressekonferenz

Iñaki Blanco durante su comparecencia ante la prensa.

Delincuentes vinculados al grupo criminal de Guerreros Unidos confesaron que asesinaron en colaboración con policías mexicanos a 17 de los 43 estudiantes desaparecidos hace una semana de la ciudad de Iguala (sur) y que los sepultaron en una fosa en la que se encontraron 28 cadáveres.

El procurador de Justicia de Guerrero, Iñaky Blanco, anunció anoche que un policía municipal y dos integrantes de Guerreros Unidos detenidos confesaron la ubicación de una fosa común hallada este sábado en el área conocida como Pueblo Viejo, al noroeste de Iguala.

De acuerdo a la versión de los delincuentes, la orden de acudir a donde se encontraba los jóvenes estudiantes la dio el director de seguridad pública de Iguala, Francisco Salgado, y la de asesinarlos provino del jefe de Guerreros Unidos, alias "El Chuky".

Testimonio decisivo de los 22 agentes detenidos

"Manifestaron haber participado directamente en el homicidio de estudiantes normalistas de Ayotzinapa, para lo cual les dieron seguimiento desde el momento que llegaron a la ciudad de Iguala", indicó Blanco. "Accionaron sus armas contra los estudiantes, logrando que bajaran del autobús en el que se desplazaban algunos de ellos, procediendo a apresar a 17 y trasladándolos a un cerro de Pueblo Viejo donde tienen fosas clandestinas, en donde indican que los ultimaron", anotó.

Según Blanco, para rehacer el rompecabezas fue decisivo el testimonio de los 22 agentes de seguridad pública de Iguala detenidos tras los incidentes, que declararon "conscientes, orientados en tiempo y lugar y persona", y "sin lesiones externas recientes" y cuyas armas, además, "habían sido disparadas recientemente". Un agente protestaba junto a las fosas: "No los puedes llamar policías realmente".

Mexiko La Parota Polizei Massengrab Inspektion 04.10.2014

Agentes de policía inspeccionaban ayer la zona donde se encontraron varias fosas comunes.

Once cuerpos más

Blanco afirmó que en las fosas de Pueblo Viejo fueron encontrados 28 cuerpos, "algunos completos y otros fragmentados, los cuales presentan signos de calcinación". "(En las fosas) se colocó una cama de ramas y troncos sobre la cual se dispusieron los cuerpos de las víctimas, a quienes se les roció una sustancia acelerante de la combustión, al parecer diesel, gasolina o petróleo", informó, al tiempo que dijo que el acceso a las fosas se ha dificultado debido a que están en un terreno agreste.

El procurador también dijo que hasta que no se confirme la identidad de los cadáveres, el gobierno local y federal continuarán con la búsqueda de los estudiantes reportados como desaparecidos. "Lo que buscamos tener es absoluta certeza de las pruebas periciales", señaló. En la identificación de los cadáveres, que tardará entre 15 días y dos meses, participarán forenses argentinos.

Los delincuentes capturados también dieron información a las autoridades sobre 30 policías municipales detenidos en los últimos días que tienen vínculos con Guerreros Unidos y están relacionados con los hechos en los que murieron seis personas, 25 resultaron heridas y 43 estudiantes desaparecieron entre el viernes y sábado de la semana pasada.

LGC (dpa / EFE / Reuters)