1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Estados Unidos

Donald Trump: el presidente más sano

Desde hace más de 30 años Harold Bornstein es el médico de cabecera de la familia Trump. Él afirma que Trump es el presidente más sano de la historia estadounidense.

En diciembre de 2015 Harold Bornstein, de 69 años de edad, redactó una carta en la que elogia la salud de Donald Trump y afirma que es el presidente electo más sano de la historia de los Estados Unidos. Desde 1980 la familia Trump es atendida en el consultorio de Bornstein, antes era atendida por el padre de Harold, Jacob Bornstein.

Un dictamen médico durante la campaña electoral

Paro los Estados Unidos es muy importante que los candidatos a presidente posean una salud ejemplar, por lo que se tienen que hacer estudios médicos. Su estado de salud tiene que ser excelente ya que el candidato que gane las elecciones va a ser el nuevo líder de la nación. El dictamen médico de John McCain, en 2008, fue de más de cien páginas.

El dictamen médico que el doctor Bornstein redactó sobre la salud del presidente electo Trump causó sensación. El informe, de apenas media página, simplemente informaba que el presidente posee una salud privilegiada. Probablemente fue escrito en 5 minutos, lo que le resta credibilidad y sugiere la poca seriedad del médico, explicó la televisora norteamericana NBC. 

Entrevista exclusiva con Bornstein

La revista de medicina "Online-Magazine STAT" entrevistó ayer (21.12.2016) a Harold Bornstein. En la entrevista explicó que Trump posee una salud elogiable, no hay de qué preocuparse. Trump, a sus 70 años de edad, es el presidente electo más viejo de los Estados Unidos.

Trump y Bornstein comparten varias ideas: como el estilo del peinado y el desagrado por el "Obamacare", reforma del sistema de salud que implementó Barack Obama en 2014. Bornstein explica que el "Obamacare" le da demasiado poder a las aseguradoras.

No se sabe a ciencia cierta si Bornstein va a seguir siendo el médico de cabecera de Trump. Lo más probable es que un médico militar sea el responsable de la salud del nuevo presidente. Bornstein no le da mucha importancia al asunto ya que su trabajo como médico tiene un límite. Concluye diciendo "si algo le pasa, pasará. ¿Sino para qué hay un vicepresidente?"