1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Domando el éxito

Tradicionalmente, los jinetes alemanes han cosechado excelentes resultados y siempre figuran entre los favoritos. Quien cuenta con más opciones es la veterana Isabell Werth, en la modalidad de doma.

default

Isabell Werth, con su caballo ''Satchmo''.

A sus 39 años, Isabell Werth compite por cuarta vez en unos Juegos Olímpicos –tras Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sydney 2000-. Suma ya cuatro oros y dos platas olímpicas, pero quiere más. El objetivo para Pekín es conseguir dos medallas de oro que la coronarían como el mejor jinete de la historia, por delante del ya fallecido Reiner Klimke.

Para ello deberá batirse con otra gran amazona, la holandesa Anky van Grunsven, que defiende el título conseguido en Atenas hace cuatro años. Como anticipo a lo que puede pasar en Pekín, ambas se enfrentaron en marzo en la Copa Mundial de doma, celebrada en Holanda. Entonces, la victoria cayó del lado de Van Grunsven, aunque por muy poco.

Nuevos caballos

Para la competencia de doma en Pekín, Werth acude con nuevas monturas. Atrás queda el ya “jubilado” “Gigoló”, un caballo que le dio a la jinete alemana numerosos triunfos, pero que ha dado paso a monturas más jóvenes. Se trata de “Satchmo” y “Hannes”, dos caballo que Werth espera que le reporten grandes éxitos. Sin embargo, habrá que superar unas condiciones de competición extremadamente duras, con altas temperaturas y una humedad elevada que elevarán la exigencia del concurso.

También por equipos la medalla parece asegurada para la delegación germana. De hecho, el triunfo por conjuntos cae del lado alemán desde los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, en 1984. Son ya seis medallas de oro consecutivas y en Pekín puede llegar la séptima.