1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Dolor y nostalgia al recordar un año del terremoto en Ecuador

El terremoto, uno de los más fuertes en Ecuador, dejó 670 fallecidos, seis mil heridos, 30.000 damnificados y destrozos valorados en más de tres mil millones de dólares en infraestructuras y en 29.000 edificaciones.

Con dolor, nostalgia y lágrimas se recordó este domingo (16.04.2017) un año del terremoto de magnitud 7,8 que asoló la zona costera de Ecuador y que dejó un saldo de 670 fallecidos, seis mil heridos, 30.000 damnificados y destrozos valorados en más de tres mil millones de dólares en infraestructuras y en 29.000 edificaciones.

Para recordar a las víctimas se realizaron oficios religiosos a los que asistieron dolientes familiares que sobrevivieron al terremoto y autoridades, entre ellas el propio presidente de Ecuador, Rafael Correa. "Cada 16 de abril recordaremos que la naturaleza nos arrebató preciosas vidas, pero también recordaremos de qué fibra está hecho el pueblo ecuatoriano", dijo el presidente Correa, en la red Twitter.

"El dolor lo hemos convertido en fortaleza, la tristeza en esperanza, la tragedia en renacimiento", agregó el gobernante en su mensaje. La noche del 16 de abril de 2016 se registró el terremoto, uno de los más fuertes en Ecuador, fenómeno del que hasta el momento se contabilizaron 3.521 réplicas.

Desde entonces, el gobierno emprendió la reconstrucción de las zonas más afectadas en las provincias de Manabí, Esmeraldas y Santo Domingo de los Tsáchilas, utilizando los recursos de una millonaria contribución mundial, de préstamos de contingencia de organismos multilaterales y con un paquete de tributos temporales para la población ecuatoriana.

El temido Cinturón de Fuego

El principal emprendimiento de la reconstrucción fue la planificación de miles de nuevas viviendas en donde ya habitan los que fueron afectados, aunque persisten centenares de damnificados viviendo aún en albergues provisionales.

El pequeño país andino ha experimentado devastadores terremotos a lo largo de su historia y en el registro científico están el movimiento de magnitud 8,8 en Esmeraldas en 1906, el quinto más fuerte en el mundo desde que existen los sismógrafos.

Antes, en febrero de 1747, las actas de la ciudad andina de Riobamba relatan el terremoto de magnitud 8,3 que dejó el mayor número de víctimas en el país por un acontecimiento telúrico: 31.000 muertos. El origen de estos fenómenos está relacionado con el choque de las placas submarinas que conforman el Cinturón de Fuego del Océano Pacifico.

CT (dpa, El Comercio Ecuador)  

DW recomienda