1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Documenta: un espacio para cuestionar el mundo

Los curadores de la documenta hablan sin tapujos contra el nacionalismo y el neoliberalismo.

Nunca hubo tanta afluencia mediática antes de la documenta, asegura a DW su nueva directora, Annette Kulenkampff, quien ya recibió a más de 2.000 representantes de los medios en el pabellón municipal de la ciudad de Kassel. Eso también tiene que ver con que la documenta abrió sus puertas ya el 8 de abnril en Atenas. Los siete miembros de la curaduría estuvieron presentes en la capital griega para presentar sus conceptos, en los que no ahorraron críticas al establishment político.

 

Más información:

México: “La desinformación alimenta el odio hacia los migrantes”

Social Plastics: arte a partir de la basura

La documenta 14 abre sus puertas en Atenas

 

Una documenta sin saber hegemónico

"El viaje acaba de comenzar”, dijo el director artístico de la documenta, Adam Szymczyk. Un viaje por el mundo del arte y la sociedad contemporáneos en el que invita a cambiar de perspectiva y a olvidar lo aprendido para desarrollar nuevas ideas juntos. "El principio de trabajo de esta documenta debe ser el aprendizaje, la transmisión de conocimiento”, subraya. Pero no se refiere a la transmisión del saber de la cultura dominante. Según él, no hay maestros ni representantes políticos que nos puedan decir cómo vivir. Adam Szymcyk y sus colaboradores se pronuncian de manera vehemente contra el neoliberalismo y el nacionalismo, contra gobiernos dictatoriales y neofascistas, contra la colonización y la discriminación, así como contra límites inflexibles, tanto en las fronteras como en las mentes.

Vivir la diversidad

Paul B. Preciado, curador de programas públicos, lo dijo claramente: "Buenos días, señoras, señores y todos aquellos que no son ni señoras ni señores”. Dado que Preciado es transgénero, añadió que el concepto médico de transexualidad es tan antiguo como la documenta. La mayor exposición internacional de arte contemporáneo nació hace 60 años, y en esa época, tanto él como otras personas podrían haber sido objetos de una exposición debido a su orientación sexual o al color de su piel en muestras etnológicas que se realizan aún hoy. "Nosotros, los curadores, tenemos la tarea de destruir las vitrinas. Desarrollamos un museo narrativo que cuestiona la perspectiva colonialista”, sostuvo. La documenta se convierte así en un museo temporal en el que la raza, la sexualidad y las diferencias entre las personas desaparece.

Cathexis, de Joseph Kosuth. (Documenta 2017).

Cathexis, de Joseph Kosuth. (Documenta 2017).

A pesar de la claridad del concepto con el cual la documenta intenta, a través del arte contemporáneo, impulsar un debate social, lograr ese objetivo no es tan fácil. Atentados como el de Manchester y Londres dificultan la reflexión y la realidad sobrepasa al arte. "La inseguridad se vuelve cada vez más grande cuando la sociedad está en crisis”, dijo Bonaventure Soh Bejeng Ndikung, curador general de la documenta. Eso fomenta el nacionalismo, especialmente cuando se confunde el saber en su estado actual con la realidad, y eso debe ser puesto sobre el tapete. Algo que está haciendo precisamente la documenta. Las inseguridades pueden ser también un desafío y despertar la curiosidad bien entendida por lo extraño.

Así es como surgieron varios proyectos destinados a promover la convivencia pacífica de distintas culturas. En documentales se retrata a refugiados, algunos de ellos, artistas de la documenta.

Real nazis, de Piotr Uklanski, en la documenta 2017 en Kassel.

"Real nazis", de Piotr Uklanski, en la documenta 2017 en Kassel.

En realidad, no se trata de "aprender de Atenas”, como reza el título de esta edición de la exposición más importante de arte contemporáneo del mundo, sino también del pasado, y no solo de la Grecia antigua. Las instalaciones que resaltan la memoria activa de hechos recientes es el hilo conductor que recorre la documenta en 2017. Por ejemplo, el "Partenón de los libros prohibidos", de la artista argentina Marta Minujín. O la "Pirámide viviente", de la alemana Agnes Denes, en el que crecen plantas que cambian permanentemente la obra de arte.

Adam Szymczyk es optimista acerca del éxito de la exposición y también sobre la situación mundial: "La documenta es un espacio de no saber, y es en ese espacio donde son vencidos los estereotipos y los prejuicios”. La documenta abre sus puertas desde el 10 de junio hasta el 17 de septiembre y exhibe obras de 160 artistas plásticos y performáticos en más de 60 diferentes emplazamientos de la ciudad de Kassel.

Autora: Gaby Reucher (CP/ DZ)

DW recomienda