1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Disminuye la tensión en la frontera líbano-israelí

Gracias a mediación de la ONU, tanto Hizbolá como Israel acordaron no iniciar una escalada que podría desembocar en una guerra.

Luego de varios días de tensiones, intercambio de fuego y muertes, finalmente el grupo islamista Hizbolá e Israel parecen estar de acuerdo en algo: la necesidad de evitar una escalada violentista que desemboque en una nueva guerra, como la de 2006, que dejó más de 1.200 muertos y paralizó tanto a Líbano como a Israel por 34 días. Así se informó este jueves (29.01.2015) desde ambos bandos.

Un ataque de Hizbolá contra un convoy israelí dejó dos soldados muertos el miércoles. La represalia contra territorio libanés causó el deceso de un soldado español que formaba parte del despliegue de cascos azules de la ONU en la región. Horas después del intercambio de fuego, Israel recibió un mensaje de Hizbolá en el que se señalaba que no había interés por seguir escalando el conflicto.

Según fuentes militares consultadas por la agencia EFE, el mensaje fue tramitado por la Fuerza Interina de Naciones Unidas para el Líbano (FINUL) y decía básicamente que, tras la muerte de los dos soldados como represalia por un ataque previo de Israel que había matado a seis militantes de Hizbolá, el grupo chiita veía zanjado el asunto y no creía necesaria “una mayor escalada”. Israel envió de vuelta el mensaje de que “la calma será respondida con calma”.

Todos en alerta

Los principales medios israelíes informaron de que la FINUL mediaba entre ambas partes para relajar la tensión de los últimos diez días y conjeturaban que tampoco en Israel había interés por aumentar la tensión, debido a la proximidad de las elecciones, convocadas para el próximo 17 de marzo. Pese a ello, fuentes militares israelíes aseguraron que “nuestras fuerzas siguen en estado de alerta por temor a cualquier intento de ataque a la población israelí. Las medidas de precaución no se han anulado”.

“Es difícil saber lo que quiere (el secretario general de Hizbolá, Hasan) Nasralah, más fácil es saber lo que desde luego no quiere: una escalada y menos una guerra”, escribió Eyal Zisser, profesor de la Universidad de Tel Aviv. El académico recuerda que “Hizbolá ha perdido cientos de hombres en unos combates en Siria que están lejos de terminar”. En tanto, fuentes de seguridad libanesas informaron que tanto las fuerzas armadas del país árabe como las tropas de la ONU han intensificado su presencia en la zona fronteriza.

DZC (EFE, Reuters, dpa)