Dinámica de la economía alemana se frena, pero no se detiene | Economía | DW | 19.09.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Dinámica de la economía alemana se frena, pero no se detiene

Pronósticos sobre la coyuntura de la economía alemana indicando a la baja generan preocupación. Pero expertos recuerdan que aunque hay que despedirse del alto crecimiento, Alemania sigue siendo la eurolocomotora.

default

Puerto de Bremen.

Alemania empieza a ser tocada por la crisis de los mercados financieros. También el renombrado Instituto de la Economía alemana IW, con sede en Colonia, ha rebajado las perspectivas de crecimiento para el país tanto para el año en curso como para el 2012. Las dificultades de la economía alemana son causadas por “las turbulencias de los mercados financieros que, a su vez, fueron generadas por las deudas públicas de varios países de la zona euro, en especial Grecia, Irlanda, Portugal y España. 

Para este año, 2011, los expertos del IW calculan ahora que la economía alemana crecerá un 3% del Producto Interno Bruto (PIB). A comienzos del año se contaba aún con un crecimiento del 3,5%. En 2012 la coyuntura económica desmejorará aún más, ya que apenas se alcanzaría un 1,25% de crecimiento económico, un 1% menos de lo calculado en enero de 2011.

¿Optimismo gubernamental?

Flash-Galerie Wochenrückblick Deutschland Wirtschaft Autoindustrie

Taller de ensamblaje de BMW en Leipzig.

Aunque otros institutos son más pesimistas, un crecimiento del 3% en 2011 es considerado como “seguro”. Los cálculos de la cancillería alemana concuerdan también con ello: “El desarrollo de la economía alemana será en 2011 más bien del 3 y no del 2,5%”, dijo Angela Merkel recientemente.

Una cifra importante sí se mantendrá en 2012 a la baja: la del desempleo en Alemania. La Agencia federal para el Trabajo, con sede en Nürnberg, calcula que en Alemania hay 4.571.000 de personas con capacidad de trabajar, pero sin empleo, aunque reciben las ayudas financieras estipuladas por el Estado. El IW habla de que la reducción del desempleo será tal que Alemania podría llegar a tener en 2012 “sólo” 2 millones ochocientos mil personas cesantes.

Consecuencias inciertas

Michael Hüther Institut der deutschen Wirtschaft Köln

Michael Hüther, director del Instituto de la Economía alemana IW, con sede en Colonia.

Las cifras empero, siguen siendo cálculos. “La inseguridad es mayor de lo normal”, recalcó este 19 de septiembre, Michael Hüther. Para quien “aún es incierto cómo se van a reflejar los problemas financieros en la vida diaria de los consumidores”. Dicha “inseguridad ensombrece, de todas formas, las exportaciones, las inversiones y el consumo”, concluye Hüther.

"Las débiles cifras de crecimiento demuestran que tampoco Alemania es una isla económica de la felicidad", analizó para la agencia de noticias dpa, Robert Halver, estratega del Baader Bank. "Hay que ver las cifras de PIB más como una normalización que como una decepción", tranquilizó, por su parte, Carsten Brzeski, del banco ING.

Brzeski, también consultado por dpa, cree que la reducción de las perspectivas de crecimiento en Alemania es una “reacción natural al fuerte crecimiento del primer trimestre y al efecto de diversos golpes externos, como el terremoto en Japón, el aumento en los precios del petróleo y la debilidad de la coyuntura estadounidense".

Acostumbrarnos a crecer menos

Por el contrario Andreas Rees, de Unicredit, tuvo una visión más tajante al ver el segundo trimestre de 2011 como "el punto de inflexión para la economía alemana". "El crecimiento a ritmo acelerado ya es cosa pasado. Tendremos que darnos por satisfechos con un ligero crecimiento", pronosticó.

Pero Alemania tiene clientes confiables que siguen manteniendo un enorme interés por sus productos; clientes que producen y consumen en los países que lideran el crecimiento mundial de hoy, como China, India, Brasil y otros.

Autor: José Ospina-Valencia

Editor: Enrique López

 

DW recomienda