1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Dimite la jefa de la DEA por escándalo de fiestas sexuales

La directora de la Agencia Antidrogas Estadounidense, Michele Leonhart, presentó su dimisión por las revelaciones sobre fiestas con prostitutas. Supuestamente, fueron financiadas por cárteles colombianos de la droga.

Así lo informó hoy (22.04.2015) el departamento de Justicia de EEUU. En un comunicado, el Fiscal General, Eric Holder, confirmó la renuncia al cargo de Leonhart, algo que ya habían adelantado varios medios horas antes. "Michele Leonhart me informó de su decisión de retirarse. Abandonará el cargo a mediados de mayo", indicó Holder, quien alabó la tarea de Leonhart al frente de la DEA y se mostró agradecido hacia quien "ha dedicado su vida y su carrera profesional" a la defensa de EEUU y a la protección de sus ciudadanos.

Un informe del Departamento de Justicia, publicado el pasado 26 de marzo, reveló que agentes de la DEA participaron durante varios años en "fiestas sexuales" en edificios gubernamentales con prostitutas contratadas con dinero de los cárteles de la droga colombianos. Estas revelaciones llevaron a Leonhart a tener que responder ante el Congreso por la falta de ética entre los agentes.

Pérdida de confianza

El informe, de 139 páginas y elaborado por el órgano de control del Departamento de Justicia, recoge "múltiples acusaciones" que involucran a varios agentes de la DEA en "fiestas sexuales" con prostitutas mientras trabajaban en oficinas en el extranjero. El Departamento de Justicia no especificaba el país en el que se celebraron las fiestas, aunque un alto funcionario del Gobierno citado por medios locales afirmó que se trataba de Colombia.

La pasada semana, el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes dijo que había perdido la confianza en Leonhart para dirigir la agencia. El comité aseguró que, tras casi una década como directora -desde 2007- no había conseguido cambiar la cultura de la agencia antidroga y que había consentido o hecho la vista gorda por esoscomportamientos. De acuerdo con el Departamento de Justicia, en las fiestas pagadas a los agentes de la DEA se puso en peligro la seguridad de las operaciones, ya que la "mayoría" de las veces, estos y las prostitutas se daban cita en lugares donde los agentes tenían computadoras portátiles, teléfonos y otros equipos oficiales. Además, los agentes se sometían al riesgo de "extorsión, chantaje o coacción" al celebrar las fiestas en el lugar de trabajo, según el informe.

MS (efe/dpa)