1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Dimensiones históricas

La prensa europea comenta hoy las continuadas protestas en Irán en reclamo de que se repitan las elecciones.

default

Populismo represivo

Neue Zürcher Zeitung, Zúrich: “Mir Hossein Musavi se transformó en muy poco tiempo en la figura central de una ola de protestas de dimensiones históricas contra los rasgos autoritarios de la República Islámica de Irán. A pesar de que su logro más conocido fue su mano de hierro durante la gestión de la economía de guerra en los años 80, para su ascenso a figura redentora bastó un duelo televisado con el presidente Ahmadineyad, en el que llamó por su nombre los males del populismo represivo. De inmediato millones de iraníes comprendieron que se trataba de alguien que quería luchar sin temor, pragmáticamente y con humanismo contra los excesos del régimen islámico. Esos iraníes despertaron de un letargo y ahora tienen la esperanza de vivir en una verdadera república, en un Estado que se apoye en la voluntad popular. Pero cuando Ahmadineyad fue presentado luego de las elecciones como radiante ganador se desató una dinámica que ni Musavi puede evaluar, ni qué hablar de dominar.”

Infeliz y cobarde

The Times, Londres: “La expulsión de periodistas es una medida infeliz y cobarde, que no armoniza con un país que quiere mostrar un nuevo rostro al mundo. Los países que intentan ocultar sus asuntos internos se exponen a que fundadamente se sospeche que tienen algo que ocultar. Estaba claro que se iban a producir incidentes al intentarse falsear el resultado electoral. Los iraníes son un pueblo culto y el intento de dejarlos sin saber qué sucedió realmente es una ofensa y contraproducente. También otros países intentaron reprimir la información sobre hechos dudosos. Ello nunca tiene éxito. El Gobierno de Teherán debiera saberlo.”

Alguien detrás de bambalinas

Frankfurter Allgemeine Zeitung, Fráncfort del Meno: “Queda cada vez más claro que hay alguien que, si bien calla, opera muy activamente detrás de bambalinas. Durante la lucha electoral, Ahmadineyad atacó a su oponente el multimillonario Rafsanyani con una dureza singular para quienes son sostenes del régimen. Rafsanyani lo amenazó entonces con que él mismo iba a ocuparse de que Ahmadineyad perdiera toda influencia, tal como sucedió con el primer ministro Bandi Sadr, el primero después de la Revolución. Ahamdineyad respondió a esa amenaza con otra amenaza, diciendo que a Rafsanyani le iba a pasar como al ayatolá Montazeri, el delfín defenestrado de Komeini, que fue puesto bajo arresto domiciliario. Raysanyani dispone de mucho dinero y contactos. Por ello todo parece indicar que apoya las manifestaciones, no para servir a Musavi, sino para acorralar a Ahamdineyad.

Autor: PK/dpa

Editor: José Ospina