Dilma Rousseff propone plebiscito y reformas políticas | América Latina | DW | 25.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Dilma Rousseff propone plebiscito y reformas políticas

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, propuso un plebiscito para atender demandas que llevaron a la calle a millones de brasileros, además de hacer ambiciosos anuncios de reformas.

Dilma Rousseff dio así inicio al "gran pacto" nacional con el que busca sofocar las demandas populares. Los "cinco pactos" contienen medidas concretas que contemplan las principales reivindicaciones de las protestas -mejoras en salud, educación, fin de la corrupción, política económica efectiva para enfrentar la crisis mundial, entre otras- y fueron propuestas al comienzo de una reunión entre la presidenta y los 27 gobernadores y alcaldes de las respectivas capitales provinciales, celebrada en Brasilia. La presidenta de Brasil anunció también nuevas inversiones por 25.000 millones de dólares.

"Quiero en este momento proponer el debate sobre la convocatoria de un plebiscito popular que autorice un proceso constituyente específico para hacer la reforma política que el país tanto necesita", dijo Rousseff. Consideró que Brasil "está maduro para avanzar y ya dejó claro que no quiere quedarse parado donde está", al tiempo que destacó que "este primer pacto gira en torno a la construcción de una amplia y profunda reforma política destinada a ampliar la participación popular y los horizontes de la ciudadanía". El plebiscito autorizaría a una Asamblea Constituyente destinada a aprobar una "amplia" reforma política.

Recordó que la reforma política es un tema "que ya entró y salió de la agenda del país varias veces en las últimas dos décadas", y que por tanto, es necesario que las autoridades "tengamos la iniciativa de romper el inmovilismo".

Última reforma en Brasil tras dictadura militar

La última reforma política radical de Brasil fue hace 25 años, cuando la actualConstitución brasileña fue ratificada en 1988 por la última asamblea constitucional del país, tres años después del final de la dictadura militar. Al presentar sus propuestas, Rousseff aseveró: "La energía que viene de las calles es mayor que cualquier obstáculo. No tenemos por qué permanecer inertes, incómodos o divididos. Por eso yo traigo propuestas concretas y disposición política para que discutamos al menos cinco pactos".

Además de la convocatoria para posibilitar una reforma política, los otros pactos propuestos están relacionados con la responsabilidad fiscal y mejoras en las áreas de salud, transporte y educación. Uno de ellos está destinado a "garantizar la estabilidad de la economía y el control de la inflación", a través de la responsabilidad fiscal, la estabilidad económica y el control de la inflación por parte del gobierno central y de las gobernaciones provinciales y municipales.

CP (dpa, rtr)

DW recomienda