1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Venezuela

Diálogo en Venezuela: ¿quién cederá primero?

Este seis de diciembre, el gobierno venezolano y la oposición antichavista celebran la tercera ronda de negociaciones para encontrar una salida a la crisis del país. ¿Qué resultados ha arrojado el diálogo hasta ahora?

Claudio María Celli, representante del Vaticano, Ernesto Samper, secretario general de la UNASUR, y el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero auspician el diálogo venezolano.

Claudio María Celli, representante del Vaticano, Ernesto Samper, secretario general de la UNASUR, y el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero auspician el diálogo venezolano.

Con mediación del Vaticano y de la UNASUR, representantes del gobierno de Nicolás Maduro y de la oposición antichavista negocian desde el 30 de octubre de 2016 una salida a la crisis venezolana. "La situación está estancada", explica el politólogo Wolfgang Muno, de la Universidad de Maguncia. Mientras que el Tribunal Supremo de Justicia, alineado con el gobierno, bloquea las medidas del parlamento venezolano, la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, declara las medidas gubernamentales como ilegales o ilegítimas. Este bloqueo de los poderes ha conducido a una parálisis institucional.

En los últimos meses, la crisis nacional ha desencadenado varios enfrentamientos violentos en las calles venezolanas. El diálogo busca contener esta violencia y alcanzar un acuerdo que dicte el rumbo del país.  

"Hasta ahora no se ha podido constatar ningún avance. Ninguno de los dos bandos está dispuesto a hacer concesiones", dice Muno en diálogo con DW. "La UNASUR y el Vaticano intentan mediar, pero en realidad no hay mucho que mediar. Solo hay dos opciones: o habrá un proceso de destitución contra el presidente o no lo habrá. La pregunta es: ¿quién cederá primero?", agrega el politólogo.

"La oposición nunca debió sentarse a negociar"

En opinión de Juan Carlos Hidalgo, analista político del Instituto Cato, "la oposición nunca debió sentarse a negociar en primer lugar." Está convencido de que "Maduro cumplió su objetivo de posponer indefinidamente el referéndum revocatorio y de dividir a la oposición." Además, hace notar que "ya pasó cualquier coyuntura de descontento popular tras la suspensión del referéndum por parte de las cortes."

Para Hidalgo, "la oposición nunca había estado tan visiblemente dividida como ahora. En el último año, la MUD (principal alianza opositora) negó cualquier división interna, aunque siempre ha sido evidente que un sector de la oposición considera que no se puede negociar con una dictadura mientras que otro prefiere la negociación a cualquier confrontación violenta."

En entrevista con DW, el analista político califica la mediación del Vaticano –justo después de que se suspendiera el proceso de convocatoria del revocatorio– "como una movida que terminó por exponer las fuertes divisiones dentro de la MUD, al punto de que, en estos momentos, no queda claro cuál es la hoja de ruta de la oposición de cara a 2017."

Diálogo entre representantes del gobierno de Venezuela y de la oposición.

Segunda reunión entre representantes del gobierno de Venezuela y la oposición, el 12 de noviembre de 2016.

¿Se retira la oposición?

Para este martes (6.12.2016) está planeado el tercer encuentro oficial entre los bandos enfrentados. Ya de antemano, la oposición venezolana amenazó con no acudir a la cita en caso de que Maduro no cumpla las promesas acordadas el pasado 12 de noviembre.

En esa ocasión, el gobierno se comprometió a liberar a algunos presos políticos y facilitar la entrada de alimentos y medicamentos a Venezuela para paliar la crisis humanitaria. Asimismo, prometió que el parlamento designaría a dos nuevos rectores para el Consejo Nacional Electoral.

Por su parte, la oposición aceptó usar el término oficial de "personas detenidas" en lugar de "presos políticos" y accedió a retirar de la Asamblea Nacional a tres diputados opositores del estado de Amazonas, cuyo nombramiento es cuestionado por los chavistas por supuestas irregularidades electorales.

Wolfgang Muno no descarta que la oposición pueda abandonar la mesa de negociaciones, puesto que "en los últimos meses no ha habido avances, sino más bien retrocesos." Lo más probable es que una ruptura del diálogo provoque nuevas manifestaciones violentas, que volverían a agitar los ánimos en el país.

Crece desconfianza en diálogo

Opositoras venezolanas protestan frente al Vaticano.

Lilian Tintori, Antonieta López y Mitzy Capriles se encadenaron frente al Vaticano.

Una de las principales demandas opositoras es una "solución electoral" a la crisis venezolana, ya sea adelantando las elecciones presidenciales previstas para 2018 o reactivando el proceso para un referendo revocatorio. Asimismo, el pasado cuatro de diciembre, familiares de presos venezolanos se encadenaron frente al Vaticano para pedir la liberación de todos los "presos políticos" en la próxima reunión de diálogo.

Desde el inicio de las negociaciones, ambos lados se acusan de torpedearlas, y los venezolanos han empezado a dudar del éxito del diálogo.

Según el analista del Instituto Cato, "hoy el venezolano promedio ve con mucha desconfianza a la MUD. La realidad es que el chavismo no saldrá del poder por vías institucionales. La alternativa de los dirigentes chavistas no es el retiro con una pensión del Estado, sino la cárcel, el exilio o incluso la extradición a EE. UU. por delitos de corrupción y narcotráfico. Por eso no saldrán del poder por las buenas. Y con una oposición dividida, es muy difícil que haya un liderazgo que inspire a los venezolanos a salir a las calles a demandar la salida del gobierno."

DW recomienda