Detienen a otro presunto cómplice en asesinatos neonazis en Alemania | Alemania | DW | 11.12.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Detienen a otro presunto cómplice en asesinatos neonazis en Alemania

Unidades especiales de la policía detuvieron a un nuevo sospechoso de colaboración con la célula neonazi a la que se atribuyen 10 asesinatos, varios robos y al menos un atentado, informa Fiscalía General en Karlsruhe.

An der Wand eines Garagenkomplexes in Johanngeorgenstadt steht Brigade Ost, aufgenommen am Sonntag (11.12.2011). Bei dem am Sonntag in Sachsen wegen mutmaßlicher Unterstützung der Zwickauer Neonazi-Terrorzelle festgenommen Matthias D. soll es sich um einen der mutmaßlichen Führer der Neonazi-Gruppe «Brigade Ost» aus Johanngeorgenstadt handeln. Das sagte die Rechtsextremismus-Expertin Kerstin Köditz, eine Linkspartei-Landtagsabgeordnete aus Sachsen, am Sonntag der Nachrichtenagentur dpa in Dresden. Foto: Arno Burgi dpa/lsn

Crece el círculo de "sospechosos".

Matthias D., un hombre de 36 años, fue detenido el domingo por la mañana en su domicilio en la región de Sajonia, en el este del país. La fiscalía lo considera "altamente sospechoso" de haber apoyado en dos ocasiones al trío de ultraderecha autodenominado "Resistencia Nacionalsocialista".

Concretamente, se le acusa de haber proporcionado alojamiento a los neonazis Uwe Mundlos, Uwe Böhnhardt y Beate Zschäpe en mayo de 2001 y en marzo de 2008. Los presuntos terroristas asesinaron a ocho turcos, un griego y una mujer policía entre 2000 y 2007. La policía les había perdido la pista en 1998.

Al parecer, subarrendó el piso y lo hizo aceptando un nombre falso del nuevo inquilino. "Con ello ayudó a los neonazis a llevar una vida con una identidad falsa y a llevar a cabo sus atentados", argumentó la Fiscalía.

El sospechoso será interrogado ahora por el juez del Tribunal Supremo que dictó la orden de detención.

Los funcionarios de la Oficina Federal de Investigaciones Criminales (BKA) y de la policía de Sajonia registraron tres viviendas, la de Matthias D. y las de otros dos sospechosos, indicó la Fiscalía sin dar más detalles.

Crece la lista de cómplices

Según informaciones que adelanta el semanario "Der Spiegel", los investigadores cuentan con siete cómplices.

El 29 de noviembre fue detenido un cuarto sospechoso en el estado federado de Turingia, vecino a Sajonia, y en el que se fundó el grupo neonazi recién descubierto. La Fiscalía lo acusa de complicidad en seis asesinatos y de intento de homicidio.

El escándalo del trío de extrema derecha salió a luz a principios del mes pasado cuando Uwe Mundlos y Uwe Böhnhardt aparecieron muertos en una caravana incendiada. Su compañera, Beate Zschäpe, voló por los aires poco después la casa que compartían los tres en la ciudad de Zwickau y se entregó a la policía. Se encuentra en una cárcel cerca de Colonia pero aún no prestó declaración.

En la caravana y en la vivienda aparecieron pruebas de los diez crímenes que seguían sin resolverse hasta ahora.

¿Infiltrados inútiles?

Ninguno de los numerosos infiltrados con los que contaban las fuerzas de seguridad alemanas proporcionó pistas fidedignas para acabar con el grupo. Muchos de ellos pertenecían al Partido Nacional Democrático de Alemania (NPD) cuya ilegalización se quiere reimpulsar ahora.

El Tribunal Constitucional alemán frenó ya en 2003 un intento de ilegalizarlo debido precisamente a la gran cantidad de informantes que las autoridades antiterroristas tenían dentro de la formación.

"Der Spiegel" señala hoy que el número asciende a más de 130 y al menos diez de ellos pertenecen a la cúpula del partido. El semanario asegura que la mayoría de ellos son neonazis activos, que trabajan además dentro de un partido que cuenta con unos 6.600 afiliados.

Mientras, el experto alemán Wilhelm Heitmeyer advirtió en la misma publicación de un aumento de la xenofobia en el país. "Un diez por ciento de los alemanes tienen ideas cada vez más de derecha", aseveró.

Basándose en un estudio de diez años, el director del Instituto de Investigación Interdisciplinaria sobre conflicto y Violencia de la Universidad de Bielefeld aseguró que en Alemania cada vez se tienen más recelos hacia las minorías, sean desempleados, extranjeros o disminuidos. "La sociedad está envenenadada", subrayó.

Fuente: DPA/Der Spiegel

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda