Detienen a indignados españoles por atacar instituciones del Estado | Europa | DW | 03.10.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Detienen a indignados españoles por atacar instituciones del Estado

Detienen a indignados españoles por atacar instituciones del Estado

Las fuerzas de seguridad comenzaron a detener a una veintena de indignados que en junio se congregaron junto al Parlamento regional de Cataluña, en el noreste de España, y atacaron e insultaron a diputados regionales en un intento de boicotear un pleno.

La Justicia española les imputa un posible delito contra las instituciones del Estado, penado con entre tres y cinco años de prisión.

Las 22 detenciones fueron ordenadas por el juez de la Audiencia Nacional española Eloy Velasco, que investiga lo sucedido el 15 de junio.

Los Mossos d'Esquadra, la policía autonómica catalana, son los que llevan a cabo las detenciones para tomarles declaración y entregarles una citación del magistrado, antes de dejarles de nuevo en libertad.

En el marco de las protestas del "movimiento de los indignados" que irrumpió en España en mayo antes de las elecciones municipales y autonómicas, unas 2.000 personas bloquearon el 15 de junio el Parlamento de Cataluña, en Barcelona, en un intento de boicotear el debate de los nuevos presupuestos regionales, con importantes recortes sociales, y mantuvieron en jaque durante todo el día a las fuerzas de seguridad.

El jefe del gobierno catalán, Artur Mas, y varios de sus consejeros tuvieron que aterrizar en helicóptero en el complejo del Parlamento regional. La mayoría de los diputados que llegaron a pie recibió gritos e insultos por parte de manifestantes, que incluso llegaron a zarandear a algunos representantes, a rociarlos con aerosoles y a lanzarles objetos.

El "movimiento de los indignados" se desvinculó después públicamente de los sucesos violentos. Hoy aseguró que las 22 detenciones ordenadas son aleatorias y convocó una manifestación para la tarde en la céntrica Plaza de Catalunya de Barcelona. dpa