1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Detienen a Damas de Blanco durante una manifestación en Cuba

Las activistas habían convocado desde hace días a un acto por el Día Internacional de los Derechos Humanos. Intentaban organizar en el céntrico barrio habanero del Vedado una marcha antigubernamental pacífica.

Marcha de las Damas de Blanco (Archivo)

Marcha de las Damas de Blanco (Archivo)

Decenas de Damas de Blanco y otros activistas cubanos fueron detenidos en el centro de La Habana en el marco de una prevista marcha opositora por el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Las mujeres intentaban organizar en el céntrico barrio habanero del Vedado una marcha antigubernamental pacífica similar a las que suelen organizar los domingos en el distrito de Miramar.

La policía arrestó alrededor del mediodía a hasta 30 activistas en la esquina de las calles L y 23 del Vedado y se las llevó del lugar en patrullas y otros vehículos. "¡Viva los derechos humanos!", gritaron varias de las opositoras al momento de su detención.

Presencia policial

Centenares de simpatizantes del gobierno se congregaron en el lugar también para uno de los llamados "mitines de repudios" en los que suelen vejar y asediar a los disidentes. En los alrededores del lugar había una fuerte presencia policial.

Las Damas de Blanco habían convocado desde hace días a un acto por el Día Internacional de los Derechos Humanos en la misma esquina donde intentaron manifestarse el año anterior.

La líder del grupo de esposas de ex presos políticos, Berta Soler, no estaba ubicable. Las autoridades han desconectado temporalmente los teléfonos celulares de activistas en varias ocasiones, a menudo cuando se prevén protestas o marchas puntuales por fechas como el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Activistas opositores denuncian desde años arrestos temporales como una medida para evitar concentraciones de la disidencia. Los detenidos suelen ser liberados pocas horas o días después sin cargos judiciales en su contra.

El gobierno de Raúl Castro no reconoce a la oposición política fuera del Partido Comunista, y acusa a los disidentes de ser "mercenarios" financiados desde el extranjero para desestabilizar el país.

EL(dpa, efe)