1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Detective ''Colibrí''

Un nuevo sensor tridimensional, bautizado como ''Colibrí'', podría revolucionar el trabajo de diseñadores industriales, criminalistas y otros profesionistas especializados.

default

Imagen del sensor tridimensional ''Colibrí''.

Ubíquese el lector en la escena de un crimen o un accidente puramente imaginarios. Haga de cuenta ahora que, para resolverlos, el oficial de la policía encargado del caso llega armado apenas con un pequeño maletín, del cual saca lo que parece ser una cámara de video digital común y corriente. ¿Qué pensaría si, luego de unos minutos, el investigador se retira del lugar anunciando que ha resuelto el caso?

Esto, que parece cuestión de fantasía, puede ser una realidad dentro de muy poco tiempo gracias a una tecnología desarrollada por la Sociedad Fraunhofer, red de 56 institutos que constituye la mayor organización de investigación aplicada en toda Europa.

Apariencia común

En el hipotético evento criminal y su investigación, la policía podría hacer uso del sensor de tercera dimensión que permite obtener, en muy poco tiempo, el retrato de objetos o superficies en alta resolución. Por ejemplo, se podría tomar impresiones de huellas o rastros de vehículos en la escena de los acontecimientos y así se tendría una copia prácticamente idéntica.

El sensor es muy parecido a una cámara común de video digital. No pesa más que un kilogramo y consta no de uno sino de dos lentes y un proyector, gracias a los cuales el artefacto también es capaz de ser utilizado para realizar mediciones exactas del rostro humano.

Por si fuera poco, el sensor tiene instalado también un módulo de transmisión inalámbrica tipo WLAN para enviar de modo inmediato los datos correspondientes a una computadora personal. Todo el proceso no tarda más que unos cuantos segundos.

3-D-Aufnahmen – schnurlos und jederzeit

Ejemplo de una posible aplicación del artefacto.

Imitando al cuerpo humano

“Las dos cámaras funcionan parecido a los ojos”, dice el Dr. Gunther Notni, uno de los científicos que desarrolló el sensor tridimensional. El proyector adicional, agrega, arroja un barrido lineal que reproduce no sólo la superficie sino también el volumen del objeto retratado.

Las posibles aplicaciones son numerosas. Además de lo ya mencionado, es posible utilizar esta tecnología para diseñar máscaras terapéuticas como las que le son recetadas a personas que padecen de trastornos respiratorios o ronquido excesivo. También se puede usar en simulaciones a tercera dimensión en el campo del diseño industrial.

La tecnología de barrido lineal ya es conocida. Lo que resulta inédito son las condiciones de velocidad, rapidez y comodidad, por lo liviano del dispositivo. Aparatos que realizan funciones similares miden casi el doble que el sensor tridimensional, bautizado aptamente como “Colibrí”.

DW recomienda