1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

México

Detectan nueva estructura en pirámide en Chichén Itzá

Investigadores de UNAM descubrieron mediante estudios de geofísica que en el interior de la Pirámide de Kukulkán existe una segunda subestructura, es decir una pirámide de menor tamaño.

Científicos mexicanos detectaron una nueva estructura dentro de la pirámide de Kukulkán en el centro arqueológico de Chichén Itzá, que podría corresponder a una fase de los llamados mayas puros (550 a 800 d.C), se dio a conocer hoy (16.11.2016). Especialistas del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dieron a conocer que la estructura, la segunda que se encuentra dentro de la pirámide, fue localizada con una tomografía eléctrica tridimensional.

La tomografía eléctrica tridimensional es una técnica geofísica para el estudio del subsuelo, en este caso aplicada a una estructura, que permitió a los investigadores "mirar" de manera no invasiva al interior de la pirámide con una tecnología que ellos crearon y que es única en el mundo.

La estructura hallada "nos dice que existen más etapas evolutivas dentro del asentamiento de Chichén Itzá", explicó a Efe la especialista Denisse Argote, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien también participa en la investigación. "El hecho de descubrir, o de 'iluminar' dentro de la pirámide, una estructura más antigua nos aporta información de que desde periodos previos existían construcciones monumentales en el sitio", expuso Argote.

Tres épocas de asentamiento

La arqueóloga explicó que hay tres épocas de asentamiento de los mayas en la península de Yucatán, en el sureste de México, y que esta nueva subestructura correspondería a la más antigua. Por ahora, el hallazgo se limita a la identificación de una posible rampa o escalinata, un adoratorio de 3 a 3,5 metros de alto, un muro o columna y un área hueca correspondiente a una zona con un techo derrumbado.

Son apenas indicios de lo que podría haber dentro de la pirámide, donde en 2014 también se detectó también un cenote (cavidad con agua). "Es común que las estructuras de un asentamiento se hagan en varias etapas", dijo Argote.  La pirámide que actualmente se puede ver al visitar el sitio es del período 1050 a 1300 d.C, en tanto que la primera subestructura hallada es de 800 a 1000 d.C, cuando hubo una mezcla de la cultura maya con culturas originarias del centro de México.

La nueva subestructura "nos estaría hablaría de un asentamiento muy original de mayas puros", dijo la arqueóloga. "De este período se tiene muy poca información". "Si se pudiera investigar a futuro esta tercera estructura sería muy significativo porque nos hablaría de los primeros periodos de población del sitio y nos daría mucha información de cómo fue evolucionando este asentamiento", explicó Argote.

La arqueóloga dijo que es posible que todavía estén intactos el adoratorio o el área del templo en la parte alta de esta nueva estructura, como ocurrió cuando se halló la primera. "Podemos decir que esta nueva estructura, al menos desde el punto de vista geofísico, existe. Queda a los arqueólogos realmente encontrarla y reconfirmar su existencia", agregó René Chávez, del Instituto de Geofísica y responsable del proyecto.

FEW (EFE, dpa)
 

DW recomienda