Destituido diputado que impulsó el impeachment de Rousseff | América Latina | DW | 13.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Destituido diputado que impulsó el impeachment de Rousseff

Eduardo Cunha mintió sobre unas cuentas en el extranjero. Él asegura que todo es una operación política en su contra.

Por una abrumadora mayoría (450 votos contra 10), la Cámara de Diputados de Brasil revocó este lunes (12.09.2016) el mandato del expresidente del Parlamento, Eduardo Cunha, uno de los principales artífices de la reciente destitución de la ex jefa de Estado Dilma Rouseff y quien es acusado de haber mentido ante la Cámara Baja en el marco de las investigaciones de corrupción llevadas en su contra.

Cunha, correligionario del presidente Michel Temer en el centroderechista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), es diputado por Río de Janeiro desde 2003 y había sido reelegido en 2014. En sus declaraciones ante la comisión que investigaba las corruptelas del caso Petrobras, Cunha negó tener cuentas bancarias en el extranjero. Esa declaración, prestada bajo juramento, se vino abajo cuando la Justicia suiza demostró que Cunha sí poseía cuentas cifradas en bancos helvéticos.

El destituido Eduardo Cunha.

El destituido Eduardo Cunha.

Después de la votación, el diputado reiteró sus críticas sobre que su destitución es una venganza de sus adversarios. “Soy un trofeo para poder fomentar el discurso del ‘golpe'”, dijo Cunha después de la larga sesión, que terminó poco antes de la medianoche. Sus palabras se refieren a los aliados de Rousseff, quienes lo acusan de iniciar el proceso de “impeachment” contra la exmandataria como represalia porque la izquierda apoyó las investigaciones de corrupción contra él.

Arrastrar a otros

Cunha había renunciado en julio pasado a la presidencia de la Cámara Baja, luego de que el Supremo lo suspendiera de sus funciones en mayo. Más allá de haber mentido sobre sus cuentas, sobre Cunha pesan otras sospechas, pues es investigado por su presunta participación en la red de corrupción que operó en la petrolera estatal Petrobras, de la que habría recibido unos 5 millones de dólares en coimas.

Por ello, el político es actualmente uno de los principales objetivos de la operación “Lava Jato”, que investiga un enorme entramado de corrupción en torno a la petrolera semiestatal Petrobras. Además de perder su escaño, Cunha tiene ahora prohibido ejercer cargos políticos durante ocho años. El político amenazó a arrastrar a otros con él, lo que podría ser un riesgo para los miembros del Gobierno del presidente Michel Temer y de su partido.

DZC (EFE, Reuters, dpa)


DW recomienda