1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Despedida de Bush despierta poco interés en Europa

El último viaje de Bush antes de finalizar su presidencia comenzó de manera poco espectacular. Menos de un día dura su visita en Alemania con la que quiere distinguir a una aliada en Europa.

default

Bush y su esposa Laura a su llegada al aeropuerto de Tegel en Berlín.


Se dice que entre ambos hay buena química y que también se entienden en términos de trabajo. La canciller alemana, Angela Merkel, recibió al presidente George W. Bush y a su esposa Laura en el castillo de Meseberg, la residencia oficial donde son recibidos los huéspedes del Gobierno germano.

Präsident George W. Bush zu Besuch in Deutschland

De izquierda a derecha: Joachim Sauer, esposo de Angela Merkel, Laura Bush, la canciller Merkel y el presidente Bush.

Aunque breve, la visita está cargada de simbolismo por ser una despedida personal. Es también un reconocimiento a la gestión de la canciller conservadora que priorizó las relaciones trasatlánticas después de la ruptura provocada por su predecesor: el ex-canciller socialdemócrata Gerhard Schröder, que gritó a los cuatro vientos que Alemania no aprobaba la ofensiva militar estadounidense contra Irak. Bush nunca lo perdonó pero Shröder ganó su reelección.

La guerra de Irak provocó un antiamericanismo sin precedentes en Alemania y el resto del mundo y ése es tal vez el legado más fuerte y negativo que deja el presidente texano. La política bélica impulsada por su administración dañó la imagen del país y alimentó el odio hacia EEUU sobre todo en el mundo musulmán.

El viaje de los adioses comenzó en Eslovenia, donde Bush asistió a la cumbre de la UE y Estados Unidos, de escasas tres horas de duración. “Es el momento justo para impedir que Irán adquiera armas nucleares”, reiteró el inquilino de la Casa Blanca.

EU-Gipfel in Slovenien Abschlusspressekonferenz

Bush, el presidente esloveno, Janez Jansa, presidente en turno de la UE y el jefe de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

Washington y Bruselas acordaron que incrementarán las sanciones económicas contra Teherán si se rehúsa a cancelar sus planes nucleares. Ambos bloques quieren impedir que la banca iraní financie el contrabando de material atómico y el terrorismo. Según Washington, Irán se encuentra en condiciones de fabricar la bomba atómica.

¿Cambio de giro?

Bush sorprendió a periodistas con su anuncio de que todavía durante su presidencia será firmado un acuerdo global para detener cambio climático. Hasta ahora el todavía inquilino de la Casa Blanca ha declinado todo lineamiento vinculante para la reducción de emisiones de Dióxido de Carbono (CO2) que pueda poner en peligro el desarrollo económico de la superpotencia.

Schloss Meseberg Gästehaus der Bundesregierung

Castillo de Meseberg, residencia oficial donde son recibidos los huéspedes del gobierno germano.

La despedida de Bush en Europa coincidió con el 60 aniversario del Plan Marshall que impulsó la reconstrucción de Europa después de la Segunda Guerra Mundial. El jefe de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, recordó que durante la Guerra Fría los europeos siempre contaron con el apoyo estadounidense, lo que se tradujo en un impulso al proceso de integración. “Hace 50 años éramos seis países socios, ahora somos 27”, dijo Barroso.

Bush se puso sentimental cuando recordó que en Eslovenia comenzó el primer viaje -de su segundo mandato- y es ahora donde comienza su despedida. “Pero vendré de nuevo, dijo, como turista”, ¿promesa o amenaza? dijo una periodista.

DW recomienda