1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Descontento por el manejo del Pacto por México

Analistas advierten sobre la fragilidad del Pacto por México de cara a una reforma energética que abra la empresa petrolera paraestatal Pemex a la inversión extranjera. Preocupa la debilidad económica de México.

Durante un reciente viaje a Londres el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, anunció en una entrevista al diario británico Financial Times que su gobierno tendría lista en unos dos o tres meses la propuesta de su gobierno para abrir Petróleos Mexicanos, Pemex, a la inversión extranjera. La reforma energética que atañe a la empresa paraestatal es una de las propuestas claves de la administración del presidente priísta con la que espera atraer billones de dólares de inversión. Peña Nieto aseguró que daría garantías a esas inversiones a través enmiendas constitucionales.

“Ese anuncio provocó mucho descontento en México porque el presidente hizo declaraciones sobre un tema sobre el que hasta ahora ha evitado pronunciarse claramente en México. Además las declaraciones entran en contradicción con lo que se ha acordado en el Pacto por México”, afirma Thomas Manz, representante de la Fundación Friedrich Ebert, cercana al Partido Socialdemócrata alemán, en conversación con DW.

El Pacto por México, una alianza entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el gobierno y las dos principales fuerzas de la oposición en torno a 95 compromisos englobados en cinco áreas, creó un ambiente positivo al inicio de la gestión de Peña Nieto en diciembre pasado. Con este pacto han sido aprobadas reformas en la educación y en las telecomunicaciones, pero eso sólo es el comienzo. “La pelea se va a dar en el proceso de las legislaciones secundarias”, advierte por su parte Stefan Jost, representante de la Fundación Konrad Adenauer (KAS). E indica que “se ha logrado una primera flexibilización de las telecomunicaciones, pero las leyes que están esperando, son las leyes que darán vida a esas reformas”.

Firma del Pacto por México

Firma del Pacto por México

El Pacto por México podría romperse

El experto señala que faltan la reforma fiscal y la energética, que son claves para el país. “Ahí veo que el Pacto por México no tiene una garantía de por vida porque en estos dos proyectos de reforma hay una gran divergencia entre los partidos y entre sus propias filas, el PRI incluído”, añade Jost.

Con Peña Nieto volvió al poder el Partido Revolucionario Institucional (PRI) después de 12 años en la oposición. El PRI gobernó México durante 71 años previamente y durante sus años en la oposición bloqueó toda reforma. “Para el presidente Peña Nieto sin duda que fue un éxito haber logrado ese pacto por la simple razón de que el PRI no tiene mayoría ni en el Senado ni en la Cámara de Diputados. Así que para asegurar una gobernabilidad y la posibilidad de aprobar leyes necesita el apoyo de los otros dos grandes partidos en la oposición”, afirma Jost,

El optimismo generado al inicio de la gestión de Peña Nieto en diciembre, cuando fue anunciada la alianza, ha dado paso a la decepción. “Hay descontento con el manejo del Pacto por México. Sobre todo los senadores no están de acuerdo en que reformas tan trascendentales como la energética y la fiscal se cocinen en el Consejo Rector del Pacto por México y luego pasen al Congreso para que las aprueben”, señala Thomas Manz.

Protestas ante el Congreso.

Protestas ante el Congreso.

El desempeño económico, la gran decepción

El experto destaca que la gran decepción de la gestión de Peña Nieto hasta ahora ha sido el desempeño económico. “Con un crecimiento de 0, 8% del PIB, pone en riesgo la tasa anual esperada para el transcurso del año. La inflación también preocupa y el peso mexicano ha perdido considerablemente en su cotización frente al dólar durante las últimas semanas. Ahí hay un problema y eso obviamente se refleja en el mercado de trabajo”, afirma Manz. Como consecuencia ha aumentado el sector informal, que entre tanto ya representa un 60% del mercado laboral.

“Habrá que ver si el Pacto por México que respaldan los tres grandes partidos aguanta una posible estrategia del presidente Enrique Peña Nieto de gobernar con mayorías cambiantes en el Congreso. Una vez con el conservador Partido Acción Nacional (PAN), y otra vez con el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD)", afirma Jost.

El experto de la fundación cercana a la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Angela Merkel señala que México, al igual que otros países en América Latina y el mundo, tiene un problema de recaudación y de evasión de impuestos. Pero advierte que la reforma fiscal no es suficiente. Tiene que ir acompañada de una reforma energética. “Los ingresos de Pemex financian casi la mitad del presupuesto mexicano a nivel nacional. Si no se logran vincular estas dos reformas será muy difícil continuar a largo plazo. Se dice que en unos 10 o 15 años en el país la situación será dramática”, afirma. El experto destaca que Pemex tiene que ser más competitivo y a la vez es necesario ampliar la base de la recaudación de impuestos.

Una explosión sacudió al emblemático edificio de Pemex a principios de 2013.

Una explosión sacudió al emblemático edificio de Pemex a principios de 2013.

La privatización de Pemex sigue siendo tabú

La industria petrolera nacionalizada en 1938 es motivo de orgullo nacional en la segunda economía de América Latina y su privatización sigue siendo un tabú para la mayoría de los mexicanos. El experto se muestra sorprendido de que pese a que la reforma energética está anunciada para la segunda mitad de este año todavía no hay ningún concepto colocado públicamente sobre la mesa. “Eso ha dado paso a muchas suposiciones y especulaciones sobre si será una privatización, una apertura o si será un Joint Venture”, dice.

Unos 30 millones de ciudadanos están llamados a las urnas para elegir el próximo 7 de julio los altos cargos en quince entidades de la República Mexicana, entre ellos Tamaulipas, Coahuila, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Durango, Aguascalientes, Tlaxcala, Zacatecas, Chihuahua, Hidalgo, Sinaloa, Baja California, Quintana Roo y Sonora.

“En el peor de los casos dichas elecciones podrían convertirse en un catalizador en torno al futuro del Pacto por México. De ser así, el PRI ya no tendría una mayoría definida en el Congreso nacional y no podría aprobar tan fácilmente las leyes como lo ha hecho hasta ahora”, advierte Jost, que recuerda el bloqueo que hubo durante las dos legislaturas panistas, lo que impidió avanzar con importantes reformas: “Eso necesita un consenso amplio y una mayoría en el Congreso, si el gobierno se queda sin mayoría en el Congreso eso sería para México un grave problema”.

Autora: Eva Usi

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda