1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Descarta Bruselas flexibilizar objetivo de déficit de España

Esta posición se mantendrá por lo menos hasta que esté disponible la información sobre los presupuestos de 2011 y 2012, informó la Comisión Europea.

El comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea (UE), Olli Rehn, echó hoy un jarro de agua fría sobre las expectativas inmediatas de España de que Bruselas accediera a una flexibilización del objetivo de déficit.

"Sólo podemos volver a esta cuestión (una posible suavización de los objetivos de déficit) cuando tengamos una información completa sobre estos temas referidos a 2011 y 2012", dijo Rehn.

El finlandés subrayó que Bruselas no se plantea esta hipótesis. La Comisión de los 27 exige a España una reducción del déficit desde el 8 por ciento al 4,4 por ciento del producto interior bruto (PIB), comentó.

Según las previsiones presentadas hoy, Bruselas prevé que el PIB de España se contraiga este año un 1 por ciento.

Hasta que la Comisión Europa no analice al detalle los presupuestos de España para 2012, que incluirán más medidas de ajueste y recortes, y Madrid explique pormenorizadamente cómo se produjo la desviación del objetivo de déficit español de 2011, Bruselas no considerará una -hipotética- flexibilización, señaló.

Además, Rehn instó al Gobierno de Mariano Rajoy a que transmita toda la información en su poder a Bruselas, para poder evaluar la situación.

Spanien Protest

Los recortes causan ya movilzación social en España. (Archivo)

"Espero que las autoridades españolas compartan toda la información relevante sobre el resultado del presupuesto del año pasado y los motivos del desvío fiscal, así como de sus preparativos del presupuesto para este año para garantizar la sostenibilidad estructural de las finanzas públicas en España", comentó.

Bruselas quiere conocer el por qué de la desviación del déficit del 8 por ciento en 2011 (el objetivo era el 6 por ciento). La Comisión desea saber si se trata de un hecho puntual o se debe a cuestiones estructurales y si el origen está en la administración central o en la autonómica.

Panorama aciago

El producto interior bruto (PIB) de España se contraerá este año un 1 por ciento y el país se mantendrá en recesión hasta finales de 2012, según pronosticó hoy la Comisión Europea en sus previsiones económicas para la eurozona y la Unión Europea (UE) en su conjunto, que se adentran ya en otra recesión.

Los vaticinios de Bruselas para 2012, pesimistas en general para la eurozona y para la UE en su conjunto, son especialmente agrios con España, pues apuntan a que la recesión se prolongará durante todo este año, con lo cual ponen un sonoro bemol, entre otros, sobre el objetivo de reducción del déficit este año, que Bruselas descartó hoy flexibilizar hasta que no reciba más información de Madrid.

Entre los motivos aducidos por la Comisión figuran no sólo los efectos colaterales de la crisis de deuda soberana en Grecia, Irlanda y Portugal, sino el apático consumo privado de los hogares españoles, sumado al elevado endeudamiento y al efecto nocivo sobre el consumo derivado de los últimos ajustes y recortes en el sector público.

"El consumo privado será significativamente más débil este año, debido al alto paro, la elevada deuda de los hogares y la restricción de crédito ...el consumo público también se contraerá a medida que España continúe con su programa de consolidación fiscal y aplique las medidas adicionales a finales de diciembre", comentó el comisario de Asuntos Económicos de los 27, Olli Rehn.

En todo caso, aunque el dato de Bruselas para España es negativo es menos duro que los pronósticos realizados por el Banco de España, que vaticinó una contracción del PIB del 1,5 por ciento este año y del Fondo Monetario Internacional (FMI), que auguró para España en 2012 una caída del PIB del 1,7 por ciento.

Al margen de la satisfacción fugaz y puntual en cuanto a la aspereza de los datos para España en 2012, que soporta cifras de desempleo cercanas al 23 por ciento de la población activa (un 50 por ciento de jóvenes de menos de 25 años), los números de Bruselas suponen una complicación adicional para el Gobierno español en su meta de reducción del déficit.

La encrucijada de Rajoy

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se comprometió con Bruselas a colocar este año el déficit en el 4,4 por ciento del PIB. No obstante ese dato se elaboró con una previsión de crecimiento de la economía española, que ahora ha quedado pulverizado por los vaticinios del Ejecutivo comunitario.

España confiaba en que con estos datos negativos, la Comisión de los 27 socios se mostrara hoy algo menos inflexible con el cumplimiento de los objetivos españoles de reducción de déficit, una hipótesis aventurada hace un par de semanas por el presidente del ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso.

No obstante, hasta que la Comisión Europa no analice al detalle los presupuestos de España para 2012, que incluirán más medidas de ajueste y recortes, y Madrid explique pormenorizadamente cómo se produjo la desviación del objetivo de déficit español de 2011, Bruselas no considerará una -hipotética- flexibilización, señaló Rehn.

"Espero que las autoridades españolas compartan toda la información relevante sobre el resultado del presupuesto del año pasado y los motivos del desvío fiscal, así como de sus preparativos del presupuesto para este año para garantizar la sostenibilidad estructural de las finanzas públicas en España", comentó el comisario.

Los datos que se manejan en Madrid apuntan a que el déficit público podría colocarse en torno al 8 por ciento del PIB (para 2011), a pesar de que el objetivo inicial era el 6 por ciento.

En todo caso, Bruselas no aplica eufemismos a la hora de dibujar el mapa económico de España para 2012, y alerta de que la retracción del PIB podría ser incluso mayor del 1 por ciento, dado que ese guarismo no contempla los ajustes extraordinarios que el Gobierno tiene previsto aprobar en los presupuestos de este año.

DPA

Editor: Enrique López